Saltar al contenido
ANANDA

La Alimentación Mental

junio 26, 2019
plan de vida

Todos somos conscientes del papel que la alimentación juega en nuestras vidas, hablando únicamente de la alimentación física, sabemos que determina en gran medida nuestro aspecto físico y nuestra salud, así como nuestra longevidad. Sabemos que es preciso cuidar a detalle lo que estamos ingiriendo, incluso muchos vamos con especialistas para que nos guíen en el consumo adecuado de alimentos.

La mayoría hacen caso omiso de las reglas de la alimentación, y esclavos de sus malos hábitos consumen alimento únicamente guiados por la gula, proveniente del deseo de experimentar el placer transitorio del sentido del gusto, aunque esto implique un boleto a experimentar múltiples enfermedades y con el tiempo nos lleve a la tumba, las personas se ven sometidas a seguir por la misma línea victimas del poder del hábito; no pueden cambiar aun a sabiendas de las calamidades a las que serán acreedoras.

Sabemos y somos plenamente conscientes del reto y la dificultad que implica alimentarnos de manera adecuada, muchos libramos a diario feroces batallas contra nuestro deseo sensorial para a voluntad seleccionar alimentos nutritivos que nos aporten salud y longevidad, algunos lo logran con mas facilidad que otros, y hay algunos que ni si quiera lo intentan.

La alimentación física no lo es todo, es muy importante, pero no lo es todo. El que una persona disponga de vitalidad, energía y una extraordinaria salud gracias a su buena alimentación no garantiza que esta será una persona dotada de sabiduría, discernimiento, inteligencia, sensibilidad y las demás cualidades nobles. No lo garantiza porque para tener dichas cualidades es necesaria una buena nutrición mental, la cual, pocas, muy pocas personas son conscientes de su existencia e importancia.

Si analizamos nuestro entorno cuidadosamente, rápidamente podemos percatarnos de la clase de alimentación mental diaria que recibimos, esta por lo general esta compuesta de malas noticias, marketing que solo incentiva al consumo materialista, ocio en las redes sociales, la música que escuchamos, entretenimiento que nos predispone mentalmente a abrigar pensamientos y actitudes nocivas, entre otras cosas.

Al no ser conscientes de la importancia de la alimentación mental permitimos que entre todo cuanto esta a nuestro alrededor, sin importar si es bueno o malo, le damos alojamiento en nuestra mente, gracias a esto, en ocasiones somos sorprendidos por formas de pensar o actuar que nos sorprenden de nosotros mismos, compulsivamente actuamos y pensamos derivado de aquello con lo que a diario nos alimentamos mentalmente. De esta forma es como manifestamos nuestra realidad, no es que esta sea puesta, sino mas bien, es creada por nuestra mente.

De igual forma que adquirimos características especificas consumiendo cierto tipo de alimento físico, así también adquirimos características de a cuerdo con nuestro alimento mental, la gran diferencia es que nos alimentamos mínimo tres veces al día de forma consciente, y mentalmente no hay un segundo que pase que la mente no se alimente de algo.

Es de suma importancia tomar plena conciencia de nuestra alimentación mental, esta determina en gran medida el tipo de personas en las cuales nos convertimos, empieza hoy mismo a observar tu alimento mental, a identificar todo aquello que entra a tu mente, después de identificarlo haz un esfuerzo por sustituir todo el alimento mental que sea nocivo por aquel que es saludable, de esta manera transformaras tu realidad y la de las personas a tu alrededor, basta con hacernos conscientes de este tipo de alimentación.

Para sustituir el alimento mental es importante identificar el ambiente en el que vivimos y ver la clase de alimento mental que recibimos, una vez hecho esto estarás en condiciones de sustituir a voluntad tus alimentos, si, por ejemplo; estas habituado a vivir en las redes sociales y has descubierto que esto te causa indigestión mental, sustituye el contenido de lo que visitas, acude ahora a sitios o publicaciones que intuitivamente sepas que te nutrirán mentalmente.

También puedes sustituir la actividad por completo, como leer un libro sano en lugar de acceder a las redes sociales. Siguiendo el ejemplo anterior podremos identificar y sustituir con éxito el alimento mental pernicioso que dará pie a una transformación completa en nosotros y en nuestro alrededor.

La Alimentación Espiritual

Esta es la mas elevada y que mas beneficios nos aporta, si comenzamos a alimentarnos espiritualmente a través de la meditación comprobaremos que los otros dos tipos de alimentación por añadidura se corregirán, el asombroso poder de la meditación nos permite erradicar hábitos nocivos y ver con claridad y desapego como se ve influenciada nuestra vida por la alimentación, entre otras cosas.