Saltar al contenido
ANANDA

La Meditación

Actualmente este concepto se ha prostituido con diferentes intenciones y cada quien le ha dado una interpretación diferente. Algunos consideran que meditar es concentrarse en una sola cosa, otros aseguran que es dejar la mente en blanco, otros confunden el término con la visualización, por mencionar algunos ejemplos. Con estos, la mayoría de las personas deducen que el objetivo de la meditación es: relajarse, solucionar problemas, tener experiencias místicas, o gozar de un estado mental saludable, entre otros.  Sin embargo, con el paso de los años, las prácticas ignorantes y la moda, se ha diluido el concepto y el objetivo de la meditación.
¿Que es la Meditación realmente ?
Para recordarnos la verdadera esencia del concepto y el objetivo nadie mejor que un autentico Yogui, el Maestro Paramahansa Yogananda:

La meditación yóguica es el modo más eficaz de abrirnos al infinito potencial del alma. No es un vago proceso mental de pensamientos o consideraciones filosóficas. Es el medio directo de retirar la atención de las distracciones de la vida y de acallar los turbulentos e inquietos pensamientos que nos impiden conocer nuestro verdadero Ser: la maravillosa esencia divina que somos realmente. Mediante la disciplina de la meditación, aprendemos a concentrarnos en nuestro interior y descubrimos en él paz y gozo inquebrantables.
Los beneficios de la meditación:
Los beneficios de la meditación son múltiples. Cuando se practica con regularidad, tienen lugar unas transformaciones sutiles en el cuerpo, en la mente y en lo más recóndito de la conciencia. Algunos de esos beneficios se experimentan enseguida; otros van revelándose progresivamente, y tardan algún tiempo en resultar evidentes.

  • Uno de los primeros frutos de la meditación es la paz interior. Junto a ella, llega desde lo más profundo del ser mayor claridad, comprensión y guía.
  • La meditación aporta objetividad y conocimiento intuitivo para abordar los problemas que surgen en el transcurso de la vida cotidiana. Mejora la propia concentración, y también la eficiencia y la actitud hacia el trabajo.
  • Proporciona mayor armonía y gozo en las relaciones y vida de familia, pues despierta la capacidad de dar ―y de recibir― amor incondicional.
  • Armoniza la fuerza vital en el cuerpo: elimina el estrés perjudicial y estimula la salud y la vitalidad.
  • Y, lo más importante, ayuda a la propia conciencia a estar en consonancia con la Divinidad, lo que confiere seguridad y felicidad inquebrantables en medio de todas las circunstancias de la vida.

Esos resultados se obtienen mediante el esfuerzo sincero y la firme voluntad de continuar esforzándose hasta alcanzar el principal objetivo de la vida: la dicha eternamente renovada y la unión con Dios a través de la realización del Ser.

¿Como meditar?