Saltar al contenido

Gratitud: Cualidad Necesaria Para Alcanzar la Felicidad

gratitud

He comprobado que la gratitud, más allá de ser un valor y una cualidad enaltecedora; es un ingrediente básico en la vida de una persona que busque alcanzar la felicidad.

En este artículo te voy a contar las razones y justificaciones de esta afirmación, esto, con el objetivo que veas la importancia de la gratitud más allá de un simple deber.

Sencillamente alguien que no expresa la cualidad de la gratitud no puede ser feliz. No importa lo que logre acumular de la vida, ni los viajes, ni las relaciones, ni nada.

Si no existe la gratitud en la vida, la posibilidad de experimentar la felicidad se esfuma.

¿Qué es Gratitud?

Gratitud es una cualidad moral que permite sentir y expresar agradecimiento por aquello que uno ha recibido. La gratitud se considera como uno de los valores más elevados. Cuando una persona muestra gratitud al mismo tiempo expresa el valor de la humildad.

Cuando hablamos de gratitud, no solo se trata de decir un gracias, se trata de un sentimiento, de una convicción, la cual expresa, como mencionamos antes, humildad e integridad en una persona.

En realidad, la gratitud es más que una norma de comportamiento que demuestra educación. Es un ingrediente que nos permite vivir en equilibrio y ecuanimidad todas las situaciones de vida.

Es obvio que uno no puede agradecer los problemas y retos a los que nos enfrentamos.

Sin embargo, la gratitud nos permite mantener en nuestra conciencia que a pesar de que haya situaciones difíciles, aún hay motivos por los cuales debemos estar agradecidos.

¿Por Qué Hay Menos Gratitud en la Actualidad?

Creo que el principal problema yace en que la gratitud generalmente es enseñada sólo como un valor o como una virtud.

Nos la enseñan como un deber; escuchamos a menudo cosas como: “la gratitud es el valor más grande”, “tienes que ser agradecido”, “da las gracias”, “agradece siempre lo que tienes, “demuestra un poco de gratitud”.

A pesar de que esto es positivo, limita nuestras percepciones y nos condiciona a ver valores como el de la gratitud, como cualidades a las que solo debemos aspirar.

No nos enseñan a aplicar ni a cultivar en la vida diaria estos valores, y, sobre todo, no nos enseñan los grandes beneficios de comportarnos de acuerdo con estos valores.

La mayoría de lo que hemos aprendido acerca de la gratitud es teórico y con frecuencia se queda solo en la apariencia o en el idealismo.

En realidad, pocos desarrollan la gratitud de forma genuina en el interior. Producto de querer encajar en la sociedad, intentamos, por lo menos de manera externa replicar los valores que en teoría son admirados.

q es gratitud

¿Cómo nos enseñaron la gratitud?

Durante mi niñez y adolescencia, siempre me orientaron a cultivar el valor de la gratitud, tenía clases de ética en la escuela y en mi familia procuraron que supiera todo acerca de cultivar buenos valores.

En realidad, fui muy afortunado por recibir este tipo de enseñanzas y orientación, sin embargo, me he dado cuenta de que aprendía la gratitud, por ejemplo, como un deber más, así como debía de hacer la tarea debía practicar la gratitud.

Me percaté que no me estaban enseñando las implicaciones que verdaderamente tenía cultivar la gratitud en mi vida. Es decir, no había algo que a mi me hiciera aplicar la gratitud más que el sentido del deber y el miedo ante las consecuencias de no ser una persona grata.

Este enfoque es hasta cierto punto limitado, creo que valores como el de la gratitud deben querer ser aplicados, no por deber o por miedo, sino por una profunda convicción de que a uno le aportan felicidad y dicha en la vida.

No es lo mismo cumplir con un deber solo porque nos dicen que es noble y beneficioso, que verdaderamente ver y experimentar los beneficios, hay un mundo de diferencia.

Creo que una de las principales causas por la cual los valores en la sociedad decaen, es que no hay algo que verdaderamente motive en el interior a aplicarlos.

Por eso pienso que debemos de hacer un esfuerzo por ver más allá del deber, y entender el beneficio que hay intrínseco a la aplicación de los valores.

Hoy en día las personas no damos las gracias, podremos utilizar la palabra, sin embargo, pocos la sienten. Hemos olvidado el mero hecho de mostrar gratitud por la misma vida.

Factores que nos impiden ser agradecidos

Cuando solo vemos a nuestro alrededor limitaciones y problemas, es complicado que notemos aquellas cosas positivas en la vida; por lo tanto, alguien que solo ve a su alrededor problemas, no puede mostrar gratitud, al contrario, uno asume el papel de víctima, pensamos que la vida es injusta y que sólo nos arroja problemas.

En el otro escenario, cuando asumimos que lo merecemos todo, siempre estamos esperando más de la vida. No miramos aquello que ya tenemos, y nuestro ego asume que es el hacedor de todo.

Sentimos que, de alguna forma, las reglas no aplican para nosotros, y que aquellas cosas malas que atormentan a las personas nunca nos sucederán.

Este enfoque también diluye la gratitud y en su lugar, llega la soberbia, la cual crea estrechez mental. Las ganas de querer más en todo momento y de nunca mirar atrás y poner atención a nuestra fortuna nos impiden alcanzar la felicidad.

En ambos casos, la vida, muy a su forma enseña de una u otra manera lo que es realmente importante, a aquel que tiene y no agradece, le priva de aquello que daba por garantizado, aquello que en ningún momento pensó que iba a necesitar porque lo consideraba como una garantía.

A aquel que solo veía problemas y se victimiza por todo, la vida le provee motivos verdaderos para sufrir y limitarse, estos motivos, de igual forma son aquellos que damos por garantizados.

En estas situaciones, de una manera dolorosa, la vida nos enseña lo que realmente es importante, al mismo tiempo que nos recuerda lo frágil que es nuestra existencia y la de nuestros seres queridos.

ser agradecido

¿Por Qué la Gratitud Produce Felicidad?

La gratitud produce felicidad debido a que uno pone la mente en un estado de abundancia, en el que, de manera consciente una persona está al tanto de todo lo que posee, y no hablamos de cosas materiales únicamente, sino de todo lo que rodea e impacta las áreas de vida de un ser humano.

A pesar de que en momentos difíciles uno no logre ser feliz, si aún así cultivamos la gratitud, encontraremos razones dignas para hacer frente a las dificultades con determinación.

Una vez hayamos logrado vencer dichas dificultades, la vida nos habrá premiado de múltiples formas, cuando esto sucede y nuestra gratitud permanece, uno es capaz de ver todo lo que le es dado.

Es muy fácil agradecer cuando todo va bien en nuestra vida, sin embargo, una persona verdaderamente grata, sabe que incluso en sus peores momentos, aun hay cosas que agradecer en la vida.

La gratitud es la clave de la felicidad porque nos entrenamos a agradecer por lo más pequeño y simple de la vida. Uno gracias a la gratitud y a la humildad, de forma inadvertida se ha condicionado para siempre ver abundancia en la vida.

Una persona grata se ha entrenado para no caer en el victimismo ni en el egocentrismo, cuando uno está libre de tales males, uno ve oportunidades en lugar de limitaciones; valora cada instante de su vida porque sabe, realmente sabe que lo demás es incierto.

La gratitud por el tiempo que tenemos nos hace felices

Sencillamente, pienso que la capacidad de vivir cada minuto de tu vida como si fuera el último produce una enorme felicidad.

Hemos escuchado muchas veces esa sugerencia: “vive tu día como si fuera el último”.  Sin embargo, hemos dejado que esta frase se haya vuelto simplista, la vemos como un consejo carente de valor.

Aunque en momentos veamos la verdad que hay detrás de esta frase, al instante en que nos invaden los problemas, las preocupaciones y los conflictos, la olvidamos.

Me he dado cuenta de que esto sucede por un fenómeno que yo le llamo la conciencia de inmortalidad.

Creo que todos, o la gran mayoría, de manera inconsciente vivimos con esta conciencia. Y quiere decir que, independientemente de que, en teoría, sepamos que moriremos en algún momento, no vemos en realidad como esto pueda llegar a suceder.

Nuestro subconsciente nos sugiere que las oportunidades son ilimitadas, que siempre tendremos el día de mañana para cambiar. En realidad, no creemos que hoy puede ser nuestro último día.

Solo hasta que pasa lo inevitable es que caemos en conciencia de que nuestro tiempo era limitado.

En realidad, esta conciencia de inmortalidad nos priva de cultivar la gratitud en nuestra vida. Si uno no valora y demuestra gratitud por su propia vida, es obvio que será muy difícil valorar y agradecer por todo lo demás.

El estudio, publicado en la revista Psychological Science, explica la relación que hay entre el bienestar y la gratitud. 

que es gratitud

La fragilidad de la vida humana

Cada día mueren alrededor de 1 millón de personas en el mundo, pienso que el hecho de despertar y saber que no estuviste dentro de ese millón es motivo de agradecimiento.

Si a esto le sumas que tus familiares y seres queridos tampoco estuvieron dentro de ese millón, es una digna ocasión para imprimir alegría y gratitud a tu vida.

Esto también es algo que debiera llenarnos de humildad, el saber y comprender cuán frágil es la vida y lo efímera que puede ser, es un duro golpe al ego, es un gran motivo para dimensionar las cosas.

Sin embargo, ¿cuántas personas realmente se sienten de esta manera?, muy pocos en realidad.

Yo apenas hace unos pocos años me di cuenta de esta profunda verdad. Estamos tan habituados y arraigados a nuestros problemas y aparentes carencias, que nos olvidamos de estas cosas.

Cuando damos por garantizada nuestra vida caemos en una ilusión que nos hace perder de vista pequeñas cosas sin las cuales nuestra vida no sería igual.

Nuestra gratitud falla cuando solo nos identificamos con las limitaciones o con la creencia de que lo merecemos todo y que de alguna forma estamos por encima del resto.

¿Cómo practicar la Gratitud?, Formas de Agradecer

Existen muchas formas de practicar y expresar la gratitud, te comparto la que yo considero como la más elevada y de la que se derivan las demás.

Gratitud a la vida

En lo personal, considero que de todas las formas que existen para expresar la gratitud, esta es la más elevada. Este tipo de gratitud es vista de diversas formas.

Para las personas espirituales es dar gracias a Dios por aquello que tienen, otros dan gracias a la naturaleza, y así sucesivamente.

Para generalizar y respetar los distintos puntos de vista, yo escribo gratitud a la vida. Es simplemente reconocer que existe algo más allá del ego humano; es una forma de ver la relación y la interdependencia que los seres humanos tenemos con el todo.

Dar gracias a la vida es un estado de conciencia en el cual valoramos absolutamente todo, hasta lo más pequeño, incluso aquello que damos por garantizado en nuestra vida.

Vivir en un estado de gratitud hacia la vida es una práctica que sin duda nutre la mente y el alma, independientemente a lo que nos enfrentemos.

La manera más simple de practicar este tipo de gratitud consiste en hacer un esfuerzo mental por concentrarnos en las más pequeñas cosas que suceden a diario a nuestro alrededor, y, nos aportan, aunque sea, un sutil y momentáneo estado de gozo.

Este esfuerzo nos hará notar increíbles cosas que nos suceden a diario y que antes no podíamos ver ni valorar.

gratitud significado

Ejemplos de estas pequeñas y maravillosas cosas son:

  • Despertar
  • Agradecer el estado de salud, propio y de seres queridos
  • Tener la oportunidad de mirar un amanecer o un atardecer
  • Mirar las estrellas
  • Tener que comer
  • Tener electricidad
  • Contar con un lugar para descansar
  • Ser lo suficientemente afortunados para no pasar frío
  • Tener agua
  • Contar con una fuente de ingresos
  • Agradecer la oportunidad de practicar una vida espiritual
  • Dar gracias por la edad que has alcanzado

A pesar de que estas prácticas, en apariencia, puedan carecer de valor, cae en cuenta que puede que esto se deba a que das estas cosas como garantizadas.

Percátate que muchísima gente en el mundo no cuenta con muchas de esas cosas, y más importante. ¿Qué pasaría si mañana no contaras con algunas de las cosas expuestas?

Muy cierto es ese dicho que dice: “Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”.

Para que esperar a lamentarnos por lo que nos es retirado cuando hoy podemos mirar, agradecer, y experimentar la felicidad que proviene de aquello que tenemos.

Cómo se Demuestra la Gratitud

La gratitud se demuestra no con palabras, gestos, obsequios o favores; se demuestra viviéndola y sintiéndola.

De poco o de nada sirve demostrar una externa y falsa gratitud albergando el deseo de recibir el fruto de nuestras acciones.

Mucha gente hipócrita presume de ser agradecida, cuando en realidad está llena de sentimientos nocivos. Agradecen por aparentar y cumplir con lo que consideran un simple deber y una norma de comportamiento.

Recuerda que la verdadera gratitud se encuentra en el interior y es acompañada por la humildad; por lo que no es necesario alardear y querer demostrar a los demás cuán gratos somos.

En última instancia, es nuestra forma de vida, y la capacidad de ser felices, lo que en verdad habla.