Saltar al contenido

Cómo Aprender a Valorar la Vida

valorar la vida

Pocas veces pensamos verdaderamente en valorar la vida, estamos más concentrados en lo que queremos y en lo que nos hace falta que no pensamos en lo que tenemos.

Me he dado cuenta de que practicando el agradecimiento por lo que ya tengo, he podido valorar más mi vida. Al mismo tiempo que inadvertidamente he logrado ser más desapegado y feliz.

Para valorar la vida necesitamos simplemente la capacidad de observar. Al momento que comenzamos a observar lo que nos rodea, nos damos cuenta de lo afortunados que somos. Comprendemos realmente que el mero hecho de despertar por las mañanas es motivo para valorar y agradecer.

¿Qué Significa Valorar la Vida?

Valorar la vida realmente significa tener la capacidad de percibir y agradecer aquello que con frecuencia damos por sentado. La gente suele creer que valorar la vida es salir y hacer un montón de cosas que los hacen experimentar excitación.

Esta forma de pensar nos ha convertido en una sociedad llena de compulsiones que, lejos de valorar la vida, la desperdiciamos persiguiendo cosas efímeras que más tarde llenan la mente de dolor y arrepentimiento.

La Importancia de Valorar la Vida

La importancia de valorar la vida recae en que es un ingrediente necesario para alcanzar la felicidad. Si no logramos valorar la vida que hoy tenemos, no hay muchas esperanzas para hacerlo en el futuro, a pesar de haber alcanzado nuestros deseos.

Valorar la vida es importante, debido a que representa adquirir un estado de conciencia superior; en el cual nos elevamos por encima del remolino de actividades que tenemos en todos los días.

El saber valorar la vida es una cualidad que permite apreciar todos los detalles en esta, permite ver la complejidad de la vida, al mismo tiempo que nos hace ser conscientes del milagro de la existencia.

Comprendemos que en realidad el mero hecho de estar vivos es una probabilidad cósmica. Los científicos han comprobado que la existencia del universo y la vida en este, es el resultado de una combinación de factores casi imposible.

Hoy más que nunca es necesario valorar la vida. El egoísmo de los seres humanos ha causado mucho sufrimiento. Este egoísmo nace producto de no apreciar la vida y verla en función de satisfacción de los deseos individuales únicamente.

como apreciar la vida

¿Por Qué la Gente No Valora Su Vida?

La ignorancia, nos ha convertido en personas ciegas ante el milagro que sucede a diario. La ignorancia nos hace vivir solo en función de lo que hay que conseguir; esto nos quita la capacidad de observación y apreciación.

Al momento que perdemos estas cualidades, dejamos de valorar nuestra vida. Simplemente todo lo vemos en función de deseos insatisfechos. Con esto permitimos que, entre la desesperación, el pesar y el conflicto.

Vivir de esta manera nos hace vivir insatisfechos. Sin importar todo lo que podamos acumular, ni cuan aparente pueda ser nuestro éxito, llevaremos una vida vacía.

Cómo Valorar la Vida

A continuación te comparto cuatro consejos para que puedas apreciar y valorar tu vida. Te recomiendo aplicar los cuatro, aunque puedes comenzar aplicando uno por uno para comprobar su valía.

Lo más importante es que comprobemos el valor. Siempre digo que aquello que solo acumulamos en la mente, carece de valor, si no se somete a la experimentación.

1. Observa y respira

Tomate un tiempo para detener tus actividades diarias, y dedica unos minutos a observar y analizar lo que te rodea. Pon atención a los más pequeños detalles que te hacen ser.

La mayor parte de nuestro tiempo no somos conscientes de todo lo que tiene que suceder para estar vivos. Prueba poner atención a tu respiración, concéntrate en el aire que inhalas, en como este, llena tu cuerpo; concéntrate en la sensación de inhalar, retener y exhalar.

Este pequeño ejercicio te volverá más consciente de lo que te rodea. Es normal que pensemos que respirar es algo sin importancia, algo que carece de relevancia.

Sin embargo, cuando ponemos atención, nos damos cuenta lo magnífico que es, y nos percatamos que hay un sinfín de cosas que deben de suceder para nosotros poder respirar.

Esta pequeña práctica, que, en un principio, podemos no valorar, nos hará caer en cuenta cuan desconectados estábamos de la vida. Nos permitirá ver y sentir la relevancia de lo que en apariencia era insignificante. Este es un paso clave a valorar y ver la vida en otro nivel

valora tu vida

2. Piensa en la fortuna que tienes

Cuando vivimos en constante queja de las circunstancias que nos rodean, es fácil dejar de apreciar la vida.

Cuando nos damos cuenta de que a diario no se despierta por lo menos un millón de personas en el mundo, y nosotros despertamos junto con nuestros seres queridos, caemos en cuenta de lo afortunados que somos.

Si nos damos cuenta de la fragilidad de las cosas, y nos hacemos conscientes que todo se puede acabar en un instante podemos verdaderamente valorar.

3. Piensa en el ahora

Somos una sociedad que no valora su vida, producto de vivir en el pasado y en el futuro. No hemos comprendido que lo único que tenemos es el ahora. Vivir en los otros tiempos nos vuelve ciegos a lo que esta sucediendo ante nuestros ojos.

En realidad, la vida se nos puede ir de esta manera; sin nunca experimentar la felicidad en el ahora. Utilizar las experiencias del pasado para aprender es algo muy sabio; al mismo tiempo que hacer planes y fijar metas nos da orientación para actuar. Sin embargo, debemos aprender a experimentar el presente.

Si no eres feliz hoy, no lo serás nunca. Concéntrate en el hoy, la vida esta sucediendo ante nuestros ojos y la mayoría se lo pierde.

Date un tiempo para tomar conciencia del presente, no importa las circunstancias de vida que te rodeen. Haz un esfuerzo por estar presente en todos los instantes de tu vida. Comprobarás que esta, en automático se vuelve más dichosa.

4. Valora otras formas de vida

Si pones atención a una planta, te concentras en ella y te percatas de que aquello que inhalas es lo que la planta exhala, comenzarás a cultivar una relación con tu entorno.

Si logras observar durante unos minutos una hormiga, o una abeja, comenzarás a ver el maravilloso mecanismo de la vida, de cómo todo, hasta lo más pequeño cumple un papel esencial en la existencia.

Esta práctica nos permite vernos más allá de nuestro propio yo; nos empezamos a ver como una parte de un todo, que funciona con una sublime armonía. Esto en verdad es valorar la vida, no solo tu vida, sino la de todo cuanto existe.

valoro mi vida

El tiempo también nos enseña a valorar la vida

No esperes a que llegue a tu vida el sufrimiento en forma de las tragedias, si bien es cierto que los momentos difíciles también nos pueden hacer valorar la vida; no esperes a que lleguen.

¿Para qué dejar que la vida nos enseñe con el dolor su valía?, da un paso al frente, practica los consejos explicados previamente. Si logramos valorar hoy nuestra vida, después, cuando lleguen los momentos difíciles, seremos capaces de verlos cómo una parte más del drama de la vida.

Comprenderemos que los momentos difíciles son parte natural y tienen por objeto darnos lecciones. Aprender a cultivar esta actitud nos conduce a la sabiduría.

Cómo Valorar la Vida de los Demás

Si logramos dar el primer paso, y comenzamos a valorar nuestra propia vida, seremos capaces de aprender a valorar la vida de los demás.

Comprenderemos que los demás, a pesar de sus acciones y de sus maneras de pensar; son similares a nosotros en el sentido de que también desean encontrar la felicidad.

Desean lograr expresarse al máximo de sus capacidades tal como lo deseamos nosotros. Puede ser complicado entender esto, ya que mucha gente puede estar buscando en los lugares equivocados y tomando decisiones equivocadas.

Sin embargo, debemos hacer un esfuerzo por comprender que es culpa de la ignorancia, que las persones actúen de mala manera. Pero al mismo tiempo debemos comprender que será la vida la que enseñe a cada individuo; ya sea con la mano del dolor o con la de la sabiduría; todos hemos sido testigos de que tarde o temprano, la vida enseña.

Un Último Consejo…

Prueba practicar los cuatro consejos que se compartieron, yo los he vuelto una práctica constante en mi vida, y me han permitido vivir con un estado de conciencia diferente; hoy valoro cada día y trato de vivirlo al máximo sin importar las circunstancias.

De igual forma te recomiendo cultivar una vida espiritual, sin importar la religión o la ausencia de esta; pienso que una vida espiritual nos ayuda a elevar la conciencia y a adquirir un estado de plenitud y de felicidad.