Saltar al contenido

Cómo Aprender a Ser Feliz

como aprender a ser feliz

Hablar de aprender a ser feliz como una acción es inusual, generalmente relacionamos el ser felices con la acumulación de cosas, relaciones o experiencias, sin embargo, en muchos casos, comprobamos que no importa lo que logremos acumular de fuera, siempre se mantiene un pequeño o un gran vacío, el cual nos dice que no somos felices.

En este artículo vamos a explorar el tema de la felicidad visto, no como un estado que nos llega producto de la acumulación, sino como un estado el cual podemos desarrollar independientemente de la acumulación de objetos, relaciones o experiencias.

Abordaremos el ser feliz, como una práctica constante, la cual no llega sola ni es producto del azar o de las circunstancias, sino es algo que debe cultivarse en todo momento y bajo cualquier circunstancia.

¿Se Puede Aprender a Ser Feliz?

Es común preguntarnos si realmente podemos aprender a ser felices, y más aún hoy en día, con tantas cosas que nos venden.

Pienso que aprender a ser feliz es posible a través del autoconocimiento. Cuando digo autoconocimiento no me refiero solo a saber que nos gusta y que no.

Hablo de saber que el ser feliz es un estado que se produce en nuestro interior. Si logramos comprender que somos nosotros los que generamos la felicidad, podemos aprender a controlar este estado a voluntad.

¿Por Qué No Aprendemos a Ser Felices?

Las personas no aprendemos a ser felices, debido a que, estamos muy acostumbrados a ver todo en función del exterior.

Vemos todo en función de aquello que podemos acumular, que nos resulta muy complicado pensar en un estado de felicidad en el cual no necesitemos de nada, que solo ser sea suficiente.

Este es el primer obstáculo para aprender a ser feliz. Cuando la mente está cerrada, es difícil que cambien nuestras percepciones y se amplié nuestro entendimiento.

Producto de nuestros hábitos y de nuestras percepciones, hemos creado un concepto sesgado del significado de ser feliz.

En realidad, la mayoría de las personas no saben distinguir las diferencias entre placer y felicidad. Piensan que mientras más placer obtengan, más es su felicidad, cuando en realidad, lo único que se crean son apegos y hábitos de vida negativos.

aprender a ser feliz

¿Qué Significa Ser Feliz Realmente?

Debemos saber que ser feliz realmente significa cultivar un estado de plenitud, en el que seamos conscientes de todo lo que funciona dentro y fuera de nosotros.

Ser feliz implica vivir en un estado de agradecimiento, porque reconocemos la oportunidad de vivir, de solo ser, más allá de los roles de vida.

Ser feliz es valorar el mero hecho de respirar, de tener la conciencia de sabernos seres humanos, humanos que estamos dotados de enormes facultades, como la voluntad, la capacidad de decidir, de pensar, de discernir.

Todas estas cualidades que tenemos se ven opacadas por nuestra mala forma de vivir, por estar sumergidos en un estado de conciencia compulsivo y de escasez, en donde lo único que podemos ver a nuestro alrededor es negatividad, problemas y agobio.

Es necesario darnos cuenta de que estos estados tan negativos ocultan y diluyen todas las cualidades que forman parte de nosotros. Estos estados, son los que nos hacen percibir que el ser felices depende del estímulo sensorial, de la acumulación y de la trivialidad.

Si logramos tomar conciencia de las cualidades nobles que tenemos, podemos practicarlas, no en piloto automático como hace la mayoría, sino con toda nuestra concentración puesta en el momento. El impacto de esta sencilla práctica es verdaderamente sorprendente.

¿Qué Hacer Para Ser Feliz?

En realidad, para aprender a ser feliz necesitamos elevar nuestra conciencia; esto se logra simplemente poniendo atención a nuestras capacidades y, al mismo tiempo abrir los ojos a como nuestras acciones, percepciones y decisiones, se encuentran limitando nuestro desarrollo en la vida.

Al momento que logramos identificar todo aquello que hacemos mal hoy en día, vamos a identificar lo bueno que tenemos y podemos hacer.

De alguna manera es limpiar nuestro interior. Este ha sido ensuciado y oscurecido por la ignorancia. Solo la sabiduría es la que nos va a permitir aprender a ser felices.

¿Es Difícil Aprender a Ser Feliz?

Estamos habituados a pensar que ser felices en esta vida es una proeza, pensamos que es un estado sumamente difícil de alcanzar.

Esto solo es verdad cuando piensas que tu felicidad depende de otras personas, múltiples experiencias excitantes, una continua experiencia de placer y la acumulación constante de objetos.

Si pensamos de esta manera y entregamos las llaves de nuestra felicidad a estas circunstancias, seguramente será casi imposible alcanzar el estado que buscamos.

Para saber esto no necesitamos ser expertos en la materia, basta con tener en cuanta las probabilidades para ver como esta forma de pensar y actuar es una insensatez.

Si tu felicidad la ves en función de lo expuesto en el párrafo anterior, estamos hablando de múltiples deseos, y entre más deseos una persona tenga, más son las probabilidades de que algunos de esos deseos sean insatisfechos.

Cuando alguno de nuestros deseos se ve frustrado y no se satisface, se crea todo lo contrario a la felicidad, llega la experiencia de dolor, la cual produce sufrimiento.

se puede aprender a ser feliz

La Forma de Aprender a Ser Feliz

Cuando, por el contrario, nos identificamos con todas las libertades que poseemos en el interior, con todas esas magníficas capacidades que nos hacen ser seres humanos, nos van a invadir las ganas de vivir.

Vamos a empezar a cultivar un estado de felicidad, intuitivamente uno se comienza a dar cuenta que la felicidad nace cuando nos damos cuenta de que somos.

Este estado de conciencia nos permite verdaderamente vivir y estar presentes en todos los momentos de nuestra vida; no importa cuán insignificantes sean, aprendemos a ver el valor en cada instante. Esto es verdaderamente vivir en el presente.

Ahora, no sugiero que debemos de olvidarnos de los demás, ni que está mal tener aspiraciones de conseguir cosas del exterior.

Simplemente sugiero no dedicar toda nuestra vida a estas cosas. Todos tenemos roles que seguir y vamos a experimentar el placer y el dolor, es parte de la vida.

Sin embargo, el apego excesivo a estas situaciones es el que nos confunde y nos hace dejar a un lado las experiencias y valoraciones internas, las cuales si conducen a ser felices.

Piensa en cuánto tiempo de tu vida estas viviendo en el pasado y en el futuro; dejando a un lado lo que estás viviendo hoy. Esta forma de vida nos hace valorar los momentos solo cuando estos ya pasaron, y nos hace estar esperando el futuro, el cual promete nuevas experiencias.

Esto, en realidad diluye nuestra vida, nos hace incapaces de percibir el ahora; este, en última instancia es lo único que tenemos.

Si comenzamos a tomar conciencia del ahora, nuestra vida va a adquirir otro sentido, nos daremos cuenta de que de esto se trata aprender a ser feliz.

No es tomar un curso, aprender de libros y asistir con terapeutas, es en realidad más simple de lo que creíamos, y está a nuestro alcance, es solo una elección.

Aprender a ser feliz es una decisión simple, más no fácil. En un principio puede parecer difícil, es una práctica constante, es algo que debemos cultivar en todo momento.

aprendiendo a ser feliz

El Valor de la Experiencia Para Saber Ser Felices

Lo mejor de aprender a ser feliz es que es nuestra propia experiencia la que nos va a indicar nuestro progreso.

La intuición nos permitirá percibir los momentos en los cuales nuestro comportamiento sea perjudicial.

Cuando esto suceda, el criterio nos va a dar la oportunidad de analizar las experiencias derivadas fruto de nuestras acciones. Esto nos va a llevar a comparar los resultados que estamos obteniendo de diferentes formas de comportamiento.

Es esta comparación la que te va a dar la facultad de escoger aquel estado en donde eres realmente feliz. Con el tiempo y la práctica es que logramos verdaderamente aprender a ser felices.

Hoy producto de haber puesto en práctica lo que te acabo de compartir me he dado cuenta de que cada día es una batalla interna entre mis tendencias nocivas y aquellas nobles. Hoy, sigo aprendiendo a ser feliz, para mi la felicidad no es algo a lo que se llegue, es un estado que esta esperando a ser vivido hoy.