Saltar al contenido

Tomar Decisiones en la Vida

Hoy podemos decir que somos producto de las decisiones que hemos tomado a lo lago de nuestra vida.

Sin embargo, pareciera ser que nos somos plenamente de cómo tomamos decisiones en la vida, ni tampoco vemos las correlaciones que tienen las decisiones del pasado con nuestras experiencias presentes.

¿Cómo Tomas Decisiones en la Vida?

Te has cuestionado ¿qué es lo que pasa por tu mente cuanto vas a tomar una decisión?

Es muy común que solo seamos capaces de pensar y razonar en lo que tenemos en frente, pero en realidad no somos conscientes de que las decisiones que tomamos están basadas en un criterio que se formó en el pasado.

Por esto, tomar decisiones en la vida es tan complejo. Este criterio está compuesto de experiencias emocionales, la mente procesa las experiencias y les asigna valor a las emociones que generaron dichas experiencias.

Este valor es mayor al asignado al razonamiento proveniente de estas. Esto es debido a que los efectos provenientes de una emoción tienen más impacto que los efectos que provienen de nuestro razonamiento.

Tomar decisiones en la Vida Con Base en Emociones

Las decisiones que tomamos día con día están basadas en meras emociones; posiblemente no seas consciente de las emociones que te llevan a tomar una decisión, sin embargo, el efecto es evidente y poderoso, y este nos hace percibir las cosas bajo un marco de referencia específico.

¿Por Qué Tomamos Malas Decisiones en la Vida?

Muchos se confunden y piensan que los resultados de las decisiones son golpes de buena o de mala suerte. Esta forma de ver las cosas es muy contraproducente ya que entregamos a nuestras emociones el futuro de nuestra vida.

Es preciso saber que no hay un método que nos lleve a tomar buenas decisiones en todo momento, es imposible solo tomar buenas decisiones.

Debemos saber que el progreso de todo ser humano está basado en la capacidad que este tiene para aprender de sus malas decisiones y actuar en consecuencia.

Si siempre tomaras buenas decisiones no podrías aprender nada, posiblemente ni si quiera serías consciente de estar tomando buenas decisiones.

Aprender de las Decisiones del Pasado

Tenemos que quitarnos de la cabeza que nuestras malas decisiones y nuestros fracasos solo tienen una connotación de índole negativa.

Esto solo es así cuando no conocemos nuestra forma de tomar decisiones y cuando no hacemos análisis de nuestras malas decisiones.

No analizar las malas decisiones hace que nos tropecemos con la misma piedra una y otra vez, y nos hace entrar en círculos viciosos, en los cuales se nos manifiestan los mismos problemas.

Las Decisiones y los Círculos Viciosos

Vivir en un círculo vicioso es producto de haber decidido con las emociones sin prestar atención al proceso mental existente. Si a esto le sumamos la falta de análisis y de aprendizaje, podemos estar seguros de haber generado una tendencia negativa en nuestra toma de decisiones.

Si ya hemos visto el proceso que hace que tomemos malas decisiones y nos lleve a un círculo vicioso de experimentar fracasos y equivocaciones, lo más lógico e inteligente es hacer lo contrario; que es, analizar nuestras malas decisiones y prestar atención a las emociones.

Analizar el Proceso de Toma de Decisiones en la Vida

Imagina que tienes ante ti la opción de ir a una fiesta o de ir al cine, analiza que es lo que sucede en tu cabeza cuando estas dos opciones se te presentan, lo más lógico sería cuestionar un poco acerca de las 2, como preguntar por los asistentes a la fiesta o saber más acerca de la película.

Estas primeras preguntas son muy importantes, ya que la mente está buscando calificar la experiencia para poder relacionarla con experiencias previas y poder inferir el cómo será esta nueva experiencia.

Nuestra mente va a revivir experiencias para poder extraer las emociones generadas en el pasado y seguramente nuestra decisión será tomada con base en la experiencia que generó emociones más agradables; y sin lugar a duda la mente hará todo lo posible por evitar revivir emociones negativas.

Los Estados de Animo Influyen en Tus Decisiones

La mente también tomará en cuenta el estado de ánimo en el cual nos encontremos al momento de tomar una decisión, no importa cual haya sido la causa de tener tal estado de ánimo, nuestra mente lo tomará en cuenta para decidir.

Muchas decisiones son tomadas bajo la influencia del estado de ánimo que tenemos, no existe análisis alguno, simplemente decidimos con base en el ánimo que tenemos.

Esto limita nuestro campo de visión, puesto que, si omitiéramos el estado de ánimo, tendríamos más amplitud en la mente para tomar una mejor decisión.

Los estados de ánimo se crean en el pasado y con frecuencia no están relacionados a las decisiones que tenemos que tomar en el presente, sin embargo, los tomamos mucho en cuenta para decidir.

Un estado de ánimo reduce el marco de referencia que tenemos, oculta muchos factores, a menudo necesarios para tomar mejores decisiones.

El Pasado es Clave al Momento de Decidir

La mente, también prestará atención a los eventos vividos antes y después de tomar decisiones similares, a pesar de que no hayan tenido nada que ver, como el haber experimentado una pelea con un ser querido después de haber visto una película.

Aunque los eventos no tengan relación, la mente los asociará y les dará peso al momento de tomar decisiones.

Círculos Viciosos Producto de no Analizar Nuestras Decisiones

¿Cómo es posible que, si la mente evita revivir emociones negativas, entre uno en ciclos repetitivos de fracasos y malas decisiones?

Esto es debido a que en realidad la mente esquiva solo las emociones evidentes, no analiza que fue lo que las causó verdaderamente, este es un proceso que debemos hacer de manera consciente.

Un círculo vicioso se da producto del subconsciente, ¿si supieras realmente lo que provoca un círculo vicioso de malas decisiones seguirías en este?

Por supuesto que no, el problema de estos círculos es que no sabemos la causa o causas que los provocan, solo experimentamos los resultados.

Lo único que alcanzamos a ver al final es que estos, son los mismos que experimentamos en el pasado, esto, es lo que nos hace caer en cuenta de que estamos en un círculo vicioso, y que este es producto de malas decisiones, decisiones que son tomadas siempre de la misma manera, con las emociones.

Análisis Para Tomar Mejores Decisiones en la Vida

Dejar que nuestras decisiones sean tomadas con el objetivo de evitar emociones dolorosas y provocar emociones placenteras es poco inteligente.

Al no analizar más datos, como nuestros objetivos, nuestra situación, nuestra forma de ser, errores previos que hayamos cometido, las compañías que frecuentamos o el tipo de sitios en los que pasamos el tiempo; estaremos a la deriva.

De no tomar en cuenta estos factores para la toma de decisiones tendremos una amplia probabilidad de caer en ciclos negativos.

Debemos ser capaces de crear una tendencia a tomar buenas decisiones en la vida, esto solo se logra si hacemos autoanálisis y la introspección.

Ahora que has leído el ejemplo descrito, podrás analizar tu proceso de toma de decisiones, incluso de las que parecieran tener poco impacto, seguramente habrás comprobado que, en efecto, estamos tomando decisiones con base en el pasado y en las emociones.

Si ya te has dado cuenta de cómo esto es realidad en tu vida, es preciso ampliar el marco de referencia y que sumes más factores al proceso de toma de decisiones para lograr salir del círculo vicioso y generar una tendencia a tomar mejores decisiones.

Aprender de Decisiones Previas Ayuda Evitar Errores Repetitivos

No es necesario que analices todas las decisiones tomadas en el pasado, basta con poner atención en los eventos que consideramos como fracasos y observar las decisiones que nos llevaron a estos.

Si haces esto e incorporas los elementos de análisis descritos con anterioridad, lograrás aprender realmente de tus decisiones, y esto, te facultará a tomar mejores decisiones en el futuro.

Recuerda siempre que el problema no es tomar malas decisiones; el verdadero problema nace de tomar las mismas malas decisiones una y otra vez, y no analizar ni cambiar nada. El desarrollo está basado en el aprendizaje consciente.

Siempre que vayas a tomar una decisión recuerda que ésta estará siendo tomada con un criterio formado en el pasado, y esto no quiere decir que el resultado que vayamos a experimentar vaya a ser el mismo.

Recuerda siempre restar peso a las emociones del momento para ver con mayor claridad, esto hará que estemos mejor preparados para tomar decisiones en la vida.