Saltar al contenido

Cómo Nos afecta Nuestro Sistema de Creencias

Un sistema de creencias puede ser de mucha utilidad cuando este nos incentiva a salir y buscar comprobar y experimentar dichas creencias.

Cuando un sistema de creencias adoptado no nos permite comprobar y experimentar, la mente se vuelve estrecha. Dejamos de cuestionar y vivimos dependiendo de creencias ciegas y a menudo sin fundamento.

Un sistema de creencias afecta cuando no hay una forma de someter a experimentación aquello en lo que creemos, esto hace nuestro sentido de cuestionamiento se diluya junto con la voluntad.

En este artículo vamos a exponer cómo un sistema de creencias adoptado nos puede estar limitando sin darnos cuenta.

Como Influye Tu Sistema de Creencias en Tu Vida

Mucha de la formación que tenemos es con base en un sistema de creencias que asumimos como verdadero; sin cuestionarlo producto del hábito del dogma.

Cuando las creencias nos resultan en efectos positivos y estados emocionales agradables no existe mayor problema.

Pero cuando tus creencias limitan tu desarrollo y esclavizan tu forma de pensar, actuar, y de ver la vida en general, existe un problema.

La realidad es que una creencia es irrelevante si esta no se experimenta, si no nos transforma.

El universo funciona independientemente de lo que el ser humano crea; aunque no creyeras en la gravedad tus pies seguirán pegados al suelo; y aunque creyeras en vida extraterrestre, si no se investiga, observa y comprueba, no sirve de mucho dicha creencia, ya que no nos aporta.

El Sistema de Creencias Contra la Experiencia

Cuando percibimos que somos víctimas de un sistema de creencias que nos limita, el comportamiento que debemos adquirir es el de ir a comprobar y experimentar dichas creencias en nuestra vida, solo de esta manera podremos ver el efecto que estas tienen, para después estar en posición de desecharlas.

Cuando empezamos a experimentar y vivir nuestras creencias, estas dejan de ser meras creencias y se vuelven realidades de vida.

Si hacemos un análisis de nuestras creencias estaremos en posición de observar su relevancia en nuestra vida, para bien o para mal, así como nuestro deseo y capacidad para tratar de convertir dichas creencias en realidades a través de la experiencia.

La Necesidad de Experimentar Nuestras Creencias

Al inicio, es importante creer, pero quedarse ahí, es estancar nuestro progreso, para avanzar es forzoso comprobar.

Una persona puede creer todo lo que esta leyendo con el razonamiento de que sus fuentes de lectura son de prestigio, sin embargo, si solo acumula el conocimiento y únicamente cree en él, estará limitada; Dicho conocimiento no generará una transformación.

Por el contrario, si esta persona lee y aplica lo que lee va a poder experimentar y conocer de viva mano lo aprendido. Este ejercicio nos permite volvernos uno con el conocimiento aprendido y nos deja en posición de emitir un juicio.

No es lo mismo leer y escoger creer en lo leído o no; a leer, experimentar y después determinar la valía de lo leído, si hacemos esto último, esta estará basada en la experiencia directa en nuestra propia vida.

El Mejor Método Para Conocer la Verdad

Este es sin duda el mejor método para conocer. Hoy en día existen muchas críticas y juicios, pero, hay una enorme carencia de experimentaciones; esta es una de las razones por las cuales poca gente logra transformarse.  

Estamos acostumbrados a permitir que nuestro sistema de creencia emita juicios a cerca de elementos que salgan de este. Lo que en realidad sucede en muchas ocasiones es que no tenemos certeza de nuestras creencias y menos de lo que esta fuera de estas.

Si primero tratáramos de experimentar y transformarnos con lo que creemos, nos volveríamos mas respetuosos y menos críticos hacia lo desconocido, dejaríamos de actuar de manera dogmática y nos volveríamos científicos experimentales de nuestra propia vida, esto solo puede traer progreso.