Saltar al contenido

Qué Hacer Cuando no Sabes Qué Hacer con tu Vida

no se que hacer con mi vida

Llegar al punto en el que no sabes que hacer con tu vida puede sonar crítico, puede identificarse como un momento de caos, en el cual, nos invade una sensación de estar desperdiciando nuestro tiempo, ya sea, porque en realidad no tenemos nada que hacer en la vida, o por que aquello que hacemos actualmente no nos gusta.

Lo mejor que puedes hacer cuando no sabes que hacer en la vida, es profundizar en el autoconocimiento, debemos darnos cuenta de que no sabemos que hacer, porque no hemos descubierto qué nos llena, no nos conocemos lo suficiente para tomar decisiones de vida que sean beneficiosas a nuestro desarrollo. La única forma de saber que hacer con tu vida es conocerte primero.

¿Por Qué No Sé Qué Hacer con mi Vida?

Como mencionamos antes, producto de que no nos hemos tomado el tiempo suficiente para conocernos, es que de pronto, llega un punto en que ya no sabemos que hacer con nuestra vida.

Pareciera que lo que estábamos haciendo ha dejado de satisfacernos y ahora hemos quedado a la deriva.

Cuando las personas no saben que hacer con su vida se debe a haberse creado, voluntaria o involuntariamente, el hábito de vivir en piloto automático.

Este modo de vida resulta muy cómodo en un principio, ya que nos resulta familiar, vemos que todos, o casi todos, están viviendo de la misma manera.

Cuando vemos que todos a nuestro alrededor piensan y hacen las mismas cosas, el cerebro razona que es la única forma de pensar y comportarse.

Llega un punto en el cual consideramos que todo aquello que sea diferente, que salga de ese marco de referencia creado, sea visto como incorrecto.

Nos atrevemos a criticar y juzgar, dejando a un lado el cuestionamiento interno, aquel que nos permite preguntar cómo es que hemos llegado a pensar y comportarnos de esta manera.

Llega un punto en el que ni siquiera sabemos si verdaderamente nos gusta como somos.

que hacer con mi vida

Sentirte Perdido Al No Saber Qué Hacer Con tu Vida

Cuando llega una crisis existencial a nuestras vidas, en automático, nos sentimos perdidos, empiezan a brotar situaciones que nos hacen replantear todo.

Sólo hasta ese momento es que nos damos cuenta de que no nos conocemos, y que no sabemos que hacer verdaderamente con nuestra vida.

Cuando te has dado cuenta de que no sabes que hacer con tu vida es común entregarse al ocio y al hedonismo.

Es un momento en el que buscamos todo tipo de distractores que nos quiten la atención del problema que hemos descubierto.

Sin embargo, no importa cuanto hagamos por tratar de evadir esta pregunta, esta, está dentro de ti, te acompañará cada segundo de tu vida, no hay cosa que pueda venir del exterior que pueda lograr removerla de nuestra conciencia.

Podremos evadirla a ratos, pero siempre volverá. En estos momentos es cuando uno intenta estar acompañado, no queremos estar solos ya que sabemos lo que se viene, quedar cara a cara con nosotros mismos.

En realidad, es incómodo debido a que nos quedamos con un desconocido, ahí es cuando caemos en cuenta de que no sabemos quiénes somos.

¿Qué nos Ata a No Saber Qué Hacer Con Nuestra Vida?

El no saber qué hacer con tu vida te orilla a darte cuenta de que no te conoces realmente. Esto puede ser un tanto aterrador, sin embargo, solo la práctica constante del autoconocimiento es la que poco a poco nos va aclarando el panorama.

Más allá de los consejos simplistas

Podría darte, como hacen la mayoría, tips, consejos, y una lista de pasos a seguir para saber qué hacer con tu vida. Sin embargo, pienso que estas cosas no ayudan demasiado, te lo digo, porque hace años, tampoco sabía qué hacer con mi vida.

Cuando note que no sabía qué hacer con mi vida noté que experimentaba una enorme frustración debido a que solo veía que el tiempo se diluía frente a mí.

Cada día que pasaba era el mismo al anterior; por más que buscaba, no hallaba respuestas que verdaderamente satisficieran mis necesidades.

Buscaba en distintos medios cómo podía verdaderamente saber qué hacer con mi vida. En todos los sitios que busqué, encontraba los mismos consejos y tips simplistas, cosas que, a pesar de sonar bien, simplemente no veía cómo podía aplicar eso, o si aplicaba algo, era solo para dejarlo al poco tiempo.

Lo que atravesamos cuando no sabemos qué hacer con la vida

Pienso que muchas personas que no saben qué hacer con su vida pasan por una situación similar a la mía.

Buscamos soluciones, encontramos algo que nos puede motivar por un tiempo, sin embargo, al poco tiempo transcurrido, volvemos a donde estábamos; a no saber, a no tener idea de qué vamos a hacer con nuestra vida.

Y ¿qué pasa?, hacemos lo mismo, volvemos a buscar herramientas, consejos y tips, encontramos algo, nos volvemos a inspirar, y otra vez lo dejamos.

Lo que realmente nos afecta, es el no darnos cuenta de que quedamos atrapados en un círculo vicioso, no logramos ver que nuestro tiempo y nuestra vida se está yendo ante nuestros ojos.

Las emociones nos atan a vivir en círculos viciosos

Descubrí que esta ceguera mental es producida porque, a pesar de estar haciendo lo mismo, estamos experimentando emociones diferentes.

Cuando te das cuenta de que no sabes qué hacer con tu vida experimentas miedo, después decides hacer algo al respecto y sientes curiosidad por explorar.

Invade una sensación de búsqueda y hay una emoción de hallar algo nuevo y útil para encontrar qué hacer en la vida. Cuando encontramos algo, nos llenamos de inspiración, motivación y ganas de hacer aquello que nos recomiendan.

Al momento de empezar a actuar continuamos con motivación y ganas, en apariencia, la cosa pinta bien, y todo indica que vamos en el camino correcto.

Sin embargo, con el paso del tiempo, y al no ver los resultados inmediatos que nos vendieron o esperábamos, la voluntad decae, y los mismos sentimientos de miedo y ansiedad a no saber que hacer en la vida regresan.

Si te das cuenta, en la mente se crea la ilusión de estar progresando debido a que en un periodo de tiempo hay una montaña rusa de emociones diferentes que son asociadas a la evolución.

En realidad, lo que estamos buscando es caminar, y seguro que lo logramos, sin embargo, no vemos el sentido, no vemos que estamos andando en círculos.

Cuando abrimos los ojos, y detectamos que estamos inmersos en un círculo vicioso, notamos la cantidad de tiempo que se ha perdido.

que hago con mi vida

¿En Dónde Buscar Para Encontrar Qué Hacer con mi Vida?

Cuando me di cuenta de que después de mucho tiempo, e incluso dinero perdido, comprendí que había buscado en todos lados, menos dentro.

En realidad, comprendí que no es que todo lo que está allá fuera no sirva, el problema es que cuando no sabes qué hacer con tu vida buscas de manera inadecuada.

No saber que hacer con tu vida es una sensación producida en tu interior. No quiere decir que el no saber que hacer, equivalga a estar acostados todo el día sin mover un dedo. Podemos ser personas trabajadoras y ocupadas, que aun así no sabemos qué hacer en la vida.

El poder de las percepciones

El problema no está en la acción que estamos realizando a nivel externo. Este se encuentra en la emoción que nos produce hacer nuestras actividades diarias.

Una misma actividad puede considerarse frustrante para una persona y al mismo tiempo, para otra puede ser excitante. La actividad es exactamente la misma, la diferencia se haya en el interior, en las percepciones.

Por esta razón uno puede no saber que hace con su vida, sentirse mal anímicamente, y al mismo tiempo, otra persona, haciendo prácticamente lo mismo puede sentirse en perfecto estado.

Lo que es importante, es poner atención a nosotros. Con frecuencia, cuando uno no logra descifrar qué hacer con su vida, tendemos a criticar y juzgar lo que los demás hacen, nos convertimos en heaters, encontramos en este estado una válvula de escape, el ver el mal en otros alivia el sentimiento de insatisfacción generado en el interior.

¿Cómo Saber Qué hacer Con Mi Vida?

Cuando hemos detectado que el problema esta dentro y no fuera de nosotros el enfoque cambia radicalmente, sabemos que la solución tiene que venir de nosotros.

Esto no quiere decir que nos cerremos a los consejos o que el adquirir inspiración de fuera este mal, para nada.

Quiere decir que ahora, hemos asumido la responsabilidad, ya no vamos a ir por la vida queriendo delegar la responsabilidad a alguien más de nuestro crecimiento.

Vamos a darnos cuenta de que es una pérdida de tiempo criticar y juzgar a los demás; vamos a, por fin, darnos tiempo para saber qué hacer con nuestra vida cultivando el autoconocimiento.

La verdad del autoconocimiento

Se dice muy fácil, conócete y todo vendrá a ti. En realidad, el autoconocimiento es una de las tareas más complejas que existen.

Todo aquello que el ser humano considera como complejo busca investigarlo, documentarlo e idear una manera sistematizada para enseñarlo.

Sin embargo, nadie nos enseña un método para conocernos a nosotros mismos.

La mayoría de las personas, sobre todo en occidente, ignoran que la gran mayoría de los problemas fundamentales en la vida, son producto de la falta de practicar la introspección y el autoconocimiento.

ya no se que hacer

La importancia de limpiar la mente para saber qué hacer con tu vida

Cuando me di cuenta de que para encontrar qué hacer con mi vida, debía de cultivar una relación conmigo mismo, decidí buscar información, no de cómo saber que hacer con mi vida, sino de cómo funciona mi cuerpo y mi mente, esto representó un gran cambio.

Cultivando la concentración en todo momento para cuestionarlo todo

Comprendí que, para conocerme realmente, debía de despertar en mi la autocrítica y generarme el hábito de cuestionar cada una de mis decisiones, me di a la tarea de encontrar el porqué pensaba y actuaba de una manera determinada.

Esto me permitió ir adquiriendo criterio al momento de decidir. Comprendí que en un principio tenía las puertas de la mente abiertas de par en par, todo entraba, lo bueno y lo malo, no sabía como lo que entraba, creaba estructuras de pensamiento que me hacían percibir la realidad de una manera determinada.

Producto de esto, descubrí que había tanto caos en mi propia mente que no tenía control de mí mismo, era una simple marioneta de mis hábitos y tendencias que se creaban en el entorno.

Esta era la razón fundamental del porqué no sabía qué hacer con mi vida, había tanto desorden dentro que ya no podía encontrar mi esencia.

Habían quedado enterrados mis verdaderos gustos y aspiraciones en la vida, no era que no los tuviera, siempre habían estado ahí, sin embargo, producto de la incapacidad de controlar lo que entraba a mi mente, dejé que se creara un desorden.

Te recomiendo leer el artículo acerca de la alimentación mental para profundizar en cómo funciona nuestra mente.

Descubriendo Quién Eres

Poco a poco y con mucho esfuerzo, limpie mi mente, al vaciar toda la basura mental que había acumulado resultó más sencillo conocerme a mi mismo. Es más fácil recorrer y conocer una casa ordenada y limpia, que una caótica, sucia y con muchos objetos acumulados que no sirven.

Pienso que nuestra mente es como una casa que cuenta con un tesoro en el interior, al mismo tiempo creo que la mayoría, sin darnos cuenta nos dedicamos a esconder y enterrar ese tesoro, para que nunca sea encontrado.

Este tesoro después de mucho tiempo queda completamente sepultado bajo experiencias efímeras, hábitos, influencia de malas compañías, y una vida llevada solo en función del exterior.

que voy a hacer de mi vida

Da el primer paso…

Si te has dado cuenta de que vives en esta situación, debes de ver que lo único que te va a permitir saber que hacer con tu vida, es limpiar la mente, cerrar las puertas de esta y mantenernos en constante vigilia por todo aquello que busque nuestra atención.

Esta fue la forma que yo encontré para saber qué hacer con mi vida, y funciona, no es fácil, no sucede de la noche a la mañana, pero funciona.

Lo más reconfortante es que cuando decidimos dar los pasos y actuar, a pesar de no saber qué hacer en la vida a nivel externo, el progreso llega.

Empiezas a notar cómo sabes más de ti, comienzas a explorar sitios, los cuales no sabias existían, y poco a poco, de manera inadvertida, te empiezas a dar cuenta quien eres.

Percibes que no estas conociendo a ningún extraño, sino estas encontrando a un viejo amigo que habías dejado perder porque decidiste mirar hacia otro lado, sin embargo, este siempre estuvo ahí, acompañándote en silencio en cada paso que diste.

Tengo que decir que la meditación diaria me ayudo a calmar la mente y las oleadas de pensamientos que nos impiden concéntranos e introspectar de manera profunda. Por esta y por muchas otras razones recomiendo fuertemente incorporar a la vida la meditación.

Descubre todos los beneficios de la meditación y la técnica adecuada para empezar a meditar hoy mismo: La Meditación

Espero te decidas a limpiar la casa de tu mente y comprobar lo que te he compartido en este artículo, considero que no hay experiencia más gratificante que el autoconocimiento.

Hoy te digo que al final, el saber qué hacer con mi vida se dio por añadidura, lo fundamental para mí, fue conocerme, o reencontrarme.