Saltar al contenido

Ayudar a los Demás

La Idea de Ayudar a los Demás

Cuando pensamos en ayudar a los demás, pensamos en el bien que hacemos o que podemos hacer para otros, lo vemos como una acción externa que no nos aporta mucho en realidad.

Asumimos que la mejor forma de ayudar a los demás es no esperar nada a cambio, ayudar solo con la intención de hacer el bien.

Sabemos que mucha gente ayuda por motivos egoístas, como, esperar cobrar la ayuda más adelante, por compromiso, quedar bien con los demás; e incluso otros, ayudan con el objetivo de redimir malas acciones del pasado.

Poca gente en realidad analiza a profundidad el proceso de ayudar a los demás y las implicaciones.

El Beneficio de Ayudar a los Demás

Tenemos que comprender que el simple hecho de tener la oportunidad de ayudar a los demás es un gran beneficio, tener la oportunidad de ayudar, es la vida dándonos la posibilidad de elevar nuestra vida por encima del egoísmo, es una oportunidad invaluable para aprender a expandir nuestra conciencia y ver más allá de nosotros.

La realidad es que la persona mas beneficiada en el proceso de ayudar es aquella que está brindando la ayuda. Piensa en las veces que has ayudado con intenciones nobles, a una o varias personas; analiza lo que sucedió en tu interior, piensa en como te transformo aquel momento en el cual pudiste experimentar la felicidad en los ojos de otra persona, y automáticamente te volviste mas agradecido por lo que tenías, más sensitivo y perceptivo; e incluso piensa como esto te motivó a querer hacer más el bien.

Como consecuencia de una o varias experiencias similares te has vuelto mejor persona, más agradecida y con un nivel más elevado de conciencia, que te permite ver aquello que es realmente importante.

La Mejor Forma de Contribuir a Otros

Tenemos que saber que ayudar es un enorme privilegio, ya que la ayuda a otros determina en gran medida nuestra evolución personal. Y como dije antes, hace que nos expandamos más allá de nuestro cuerpo, haciéndonos capaces de experimentar la vida a través de muchos ojos.

Cuando tengas la oportunidad de ayudar de ahora en adelante, agradece a la vida por esa posibilidad, y ayuda siempre con la conciencia de no esperar nada, ni un gracias, ya que en realidad ya estamos recibiendo bastante.

Esperar Recibir Algo a Cambio

En la mayoría de los casos esperamos recibir por lo menos un gracias, o alguna otra señal de gratitud. Piensa en las veces que ayudaste y no obtuviste señales de agradecimiento por parte del ayudado, probablemente el sentimiento de ayuda se transformó en ira y desprecio hacia la persona.

¿Qué fue del sentimiento de ayudar sin esperar nada?, se evaporó, en efecto la ayuda perdió su valor, ya que a partir de ese momento la mente solo va a buscar ayudar a las personas que muestren gratitud hacia nosotros. Nos convertiremos en jueces, y decidiremos quien será merecedor de nuestra ayuda.

La ayuda, que debe ser algo que se brinde de manera incondicional, estará condicionada a un juicio egoísta. Este mal es muy notorio en el mundo, hablemos de individuos o naciones, nuestros juicios limitan nuestra capacidad y lejos de ayudar crean conflicto y sufrimiento en el mundo.

La Forma Correcta de Ayudar

No pensamos en que hay mucha gente que sufre por cosas que no nos podemos imaginar, y que lamentablemente no han tenido la oportunidad de aprender el valor del agradecimiento, esto, producto de haber sido víctimas de incontables desprecios, gente que ha vivido de esta manera no conoce la gentileza ni la compasión.

Cuando ayudes, ayuda a sabiendas que nunca vamos a saber lo que la otra persona esta padeciendo en su interior. Solo estamos viendo un reflejo en el exterior, pero esto, solo es la punta del iceberg.

La Importancia de Entender a los Demas

Mucha gente que en apariencia es ingrata, sufre el devastador mal de la ignorancia, este mal es el que hace que obre de mala manera, ya que involuntariamente hace que las personas nobles se alejen y les den la espalda. La ignorancia es tan poderosa que incluso le oculta a la propia conciencia su realidad, que no es otra que la de vivir en un estado permanente de sufrimiento.

Sin embargo, aquel que realmente es noble y sabio se concentra en ayudar a este tipo de personas. Esta proeza requiere mucha voluntad, entendimiento y desinterés.

Aquel que ayuda a estas personas esta en facultades de vivir en un estado de felicidad aun mayor, ya que pierde egoísmo, el cual es la causa mas grande de sufrimiento en el mundo.

Ayudar de Forma Incondicional

Recuerda siempre que ayudar es una oportunidad para ti, siempre ayuda sin esperar nada, a sabiendas que tu recompensa real es el ayudar mismo, no importa si te dan las gracias o te insultan, en todo momento trata de ponerte en los zapatos de la otra persona para tarar de comprender, aunque sea un poco, su realidad, y por encima de todo, agradece por todo lo que tienes.

Y Recuerda que previo a ayudar a alguien es importante ayudarse a uno mismo. Vivir de esta manera nos aporta una felicidad mayor que la que puede brindar cualquier objeto o comodidad.