Saltar al contenido

Qué son las Creencias Limitantes y Cómo Cambiarlas

creencias limitantes

He comprobado que las creencias limitantes ejercen una poderosa influencia en las personas al momento de tomar decisiones y seguir caminos específicos. Hoy podemos ver como las creencias limitantes han dejado de ser individuales y son adoptadas por el entorno.

Lo increíble es que en la mayoría de los casos no somos conscientes de las creencias limitantes que hemos adoptado a través de los años.

Sin embargo, estas, sin darnos cuenta, ejercen una poderosa influencia en nuestras percepciones, hábitos y formas de vida, de ahí la importancia de identificarlas y cambiarlas.

Las creencias limitantes son pensamientos arraigados en el subconsciente, los cuales hacen percibir una realidad condicionada y limitada. Son creencias debido a que carecen de fundamentos para ser verdad, y limitan porque hacen que las personas no piensen y actúen de acuerdo con su potencial.

En este artículo vamos a compartir las distintas maneras de liberarnos de las creencias limitantes, de igual forma vamos a explicar el funcionamiento que estas tienen en nuestra vida, y como pueden estar condicionándonos sin darnos cuenta.

En este video abordamos el tema de las creencias limitantes de una forma más práctica.

¿Cómo Afectan las Creencias Limitantes?

Las creencias limitantes afectan nuestra vida de una manera casi imperceptible pero muy significativa, ya que, al estar arraigadas en el subconsciente, no son tan fáciles de identificar.

Sin embargo, nos obligan a percibir las cosas de maneras muy específicas, y tomamos decisiones influenciados por estas.

Muchas personas pasan sus vidas pensando y actuando con base en sus creencias limitantes. No se dan cuenta de esto, debido a que se concentran solo en juzgar los resultados que obtienen de pensar y actuar de la forma en que lo hacen.

Es decir, se quedan únicamente en la superficie de lo que sucede en sus vidas. Las creencias limitantes nublan la visión de tal manera que solo dejan ver un camino posible, a menudo el de la mediocridad, el victimismo y el fracaso.

Al ser el único camino que podemos ver, nos vemos obligados a seguirlo sin cuestionar.

cambia tus creencias

Cuando empezamos a experimentar los resultados, solo hay lugar a la lamentación, a culpar a la suerte, y en muchos casos, concluimos que estamos limitados, que no tenemos talento o inteligencia. Tal es el poder de las creencias limitantes.

Pienso que todos hemos comprobado como una creencia limitante nos ha afectado, es decir, el haber pensado que no podíamos lograr algo en específico, negarnos a actuar, y, por alguna circunstancia, a pesar de nuestra negación, tuvimos que actuar solo para darnos cuenta de que lo único que nos limitaba era nuestra propia mente.

En esos momentos, si los analizamos, nos percatamos que se había creado una limitación en nuestro interior. No era que no tuviéramos habilidades o estuviéramos imposibilitados para lograr el objetivo, sino que una creencia limitante nos convenció que esto era verdad.

Las creencias limitantes se imprimen en la mente con tal fuerza que no necesitan pruebas para ser asumidas como verdades absolutas, a pesar de ser meras sugestiones.

Si lo vemos de manera objetiva, una creencia limitante es una mera sugerencia de la mente de que algo es verdad. Sin embargo, carece de sustancia, no hay una prueba fehaciente de que dicha sugerencia es verdad.

En este artículo publicado por la enciclopedia británica se explica cómo la plasticidad de cerebro es susceptible a sugerencias conscientes o inconscientes. Estás, en forma de creencias se plantan y generan conexiones neuronales que nos hacen percibir una realidad determinada. (más informacion acerca de la neuroplasticidad)

Es debido a la debilidad mental que nos dejamos convencer de que, en lugar de ser meras creencias, son verdades.

Nunca te olvides que cada momento que la mente te sugiera que algo no está a tu alcance, o que no eres suficiente, o no estas a la altura para un reto determinado, puedes estar funcionando con base en creencias limitantes originadas en el pasado.

¿Cómo Se Originan las Creencias Limitantes?

Las creencias limitantes se originan producto de experiencias del pasado. Generalmente las adquirimos producto de identificar estereotipos en cuanto a la forma que según nosotros y según el entorno las cosas deben funcionar.

Es decir, cuando una persona nota y se convence con la ayuda del entorno a su alrededor, que para ser un buen líder es necesario tratar mal a las personas; por poner un ejemplo.

Pensar de esta forma carece de sustancia, no es real, sin embargo, producto de haber visto un comportamiento similar en alguien cercano, o el haber escuchado esto de una fuente popular es que se crea un estereotipo.

En estos casos, las creencias limitantes, adquieren mayor fuerza debido a que ya no solo somos nosotros los que las creemos, sino que también son las personas a nuestro alrededor.

En realidad, estas creencias limitantes son las más complicadas de superar; ya que, es bastante trabajo liberarnos de las internas, pero, cuando vemos que las limitaciones son adoptadas por nuestro entorno, automáticamente las asumimos como verdades.

Esto es porque reafirmamos nuestras creencias en convivencia con las demás personas. De una forma muy inconveniente, todo o la mayoría de nuestro entorno piensa como nosotros.

Dicho fenómeno, hace que dejemos de cuestionar nuestras creencias y razonamos equivocadamente: esto que yo creo es lo mismo que creen todos los demás, debe de ser verdad. ¿Te ha pasado?

En lugar de cuestionar y profundizar para conocer la verdad, y razonar que es posible que los demás también estén siendo víctimas de limitaciones, es más fácil seguir la corriente y dejar que poco a poco y de forma inadvertida las creencias limitantes influencien y afecten nuestra vida.

que son las creencias

Sugestión de los demás en cuanto a cómo somos

Otra forma en cómo las creencias limitantes se originan es cuando una o varias personas cercanas nos etiquetan y, por diferentes circunstancias, nos hacen pensar que estamos limitados.

Esta situación tiene mayor impacto en la infancia, aunque puede afectar en cualquier momento de nuestra vida, el impacto se da debido a la repetición. Cuando te dan un calificativo y te lo repiten una y otra vez, hay muchas probabilidades de que lo adoptes y lo creas.

Algunos ejemplos podrían ser momentos en los cuales, las personas pueden calificarnos como, irresponsables, flojos, malos hijos, malos padres, malos trabajadores, ineptos, glotones, inquietos, malos amigos, fracasados, y demás calificativos negativos.

Podrías pensar que en realidad hay gente con esas cualidades, sin embargo, si profundizamos un poco más, nos vamos a dar cuenta que esos calificativos son dados y adoptados por situaciones únicas y específicas.

Dichas cualidades, al ser adoptadas y creídas ciegamente, la mente genera hábitos de pensamiento y comportamiento, que de alguna forma obligan a las personas a repetir acciones y crear pensamientos específicos.

En realidad, todas esas cualidades son originadas producto de creencias limitantes adoptadas, por identificarnos con acciones o con ideas provenientes de alguien más.

Esto, tristemente, es cada vez más común, vemos que padres se empeñan en condicionar a sus hijos diciéndoles que son unos buenos para nada, y calificativos del estilo, los hijos, al ser ampliamente influenciables por los padres, adoptan la creencia y se obligan a actuar con forme a lo que les sugirieron eran.

Con el paso del tiempo y la repetición de actividades guiadas por la creencia limitante, la vuelven realidad.

Más adelante, los padres añaden: “sabíamos que eras un bueno para nada”. Ignoran que ellos fueron artífices del modo de actuar de sus hijos.

En muchos casos, los padres, sin darse cuenta transmiten sus propias creencias limitantes a sus hijos. Puede haber creencias limitantes que han sido heredadas por generaciones y pasan desapercibidas.

Identificarnos con experiencias del pasado

Por último, las creencias limitantes se pueden formar producto de haber tenido experiencias negativas únicas. Es decir, el haber llevado a cabo alguna acción la cual haya salido mal.

Como, por ejemplo: Abrir un negocio de alimentos y bebidas, fracasar rotundamente, y producto de esa experiencia creer que somos fracasados, gente promedio, poco inteligentes, sin disciplina, sin habilidad y demás.

Esta creencia limitante surge debido a que asumimos que las cualidades mencionadas son parte de nosotros. En realidad, a pesar de haber experimentado esos estados en un momento dado, no quiere decir que te pertenezcan.

Sin embargo, las emociones negativas son tan poderosas que nos obligan a pensar que toda nuestra vida se rige por cualidades y equivocaciones cometidas en un momento.

que es creencia

El fracaso, en este ejemplo, es verdad solo en el marco de referencia de lo experimentado, el negocio de alimentos y bebidas. Pero sería una insensatez creer que solo por esta pequeña experiencia, uno es un fracaso para todo lo demás.

Incluso en ese sector, la persona puede escoger aprender de los errores e intentarlo una vez más, con un enfoque diferente, y lograr el objetivo. Hoy podemos ver incontables ejemplos de personas que se sobrepusieron a las creencias limitantes.

Todos, intuitivamente sabemos y hemos experimentado en algún momento, que estamos por encima de las cualidades nocivas adquiridas en momentos específicos.

Una persona que puede haber fracasado en un negocio puede ser muy exitosa al provocarse una depresión o caer en una adicción. En realidad, nadie tiene la cualidad de ser un fracasado o un mentiroso, por ejemplo.

Estas son solo percepciones y se vuelven hábitos, los cuales son generados por la repetición de actividades en un mismo sentido las cuales no cuestionamos.

¿Cómo Identificar Creencias Limitantes?

La mejor forma de identificar creencias limitantes es observar la forma que tenemos de actuar y pensar. Al mismo tiempo que debemos poner atención a nuestros sentimientos y emociones negativas, con el objetivo de identificar cómo se originaron.

Si logramos detectar el origen de nuestros sentimientos negativos, seremos capaces de identificar si su este proviene de una mera creencia plantada en el pasado.

Debemos ser capaces de observar si aquello que estamos asumiendo como cierto solo aplica para nosotros. En caso de que así lo sea, estaremos frente a una creencia limitante.

Ya que es algo que solo tu y nadie más cree, esto está haciendo que impactes a tu realidad.

Si practicamos esto de manera regular, vamos a darnos cuenta de que muchas cosas, las hacemos por que estamos asumiendo que algo es verdad, cuando en realidad no hay evidencia que lo justifique.

Debemos de preguntarnos cuál es la sustancia que hay detrás de esto, debemos preguntarnos qué hace que nuestra creencia sea una verdad.

Si no logramos encontrar una sustancia, una verdadera experiencia continua, más allá de la mera creencia, es que estamos ante una creencia limitante.

Recuerda que una creencia es asumir como verdad aquello de lo cual no tienes idea, es decir, que no lo has experimentado.

ejemplos de creencias limitantes

Ejemplos de creencias limitantes

  • No puedo hacer eso
  • No soy lo suficiente bueno
  • Ya es muy tarde
  • No tengo carisma
  • Soy poco inteligente
  • Soy un fracaso
  • Tengo mala suerte
  • Heredé las peores cualidades de mi familia
  • No fui a la universidad
  • El dinero siempre es un problema
  • Mis problemas están fuera de mi alcance

¿Cómo Eliminar y Superar las Creencias Limitantes?

La mejor forma para superar y eliminar las creencias limitantes es practicar el autoconocimiento a través de la introspección.

Hemos creado 2 artículos que abordan de manera específica los temas de autoconocimiento e introspección, con el objetivo de brindar una guía práctica y aplicable que aporte beneficios reales. Aquí los enlaces: Cómo lograr el autoconocimiento y El poder de la introspección

Pienso que primero debemos comprender muy bien que el haber adoptado creencias limitantes se debe a que no practicamos el autoanálisis, no sabemos quiénes somos más allá de meras tendencias de pensamiento y comportamiento adquiridas del exterior.

Es preciso dedicar tiempo a saber que hay más allá de la superficie de nuestra mente, nuestras emociones y acciones. Esto con el objetivo de conocer si actuamos por compulsiones o porque es la forma en la que verdaderamente queremos actuar.

Cuando no podemos ver más allá de un solo camino de acción, y ese camino no nos motiva, es que las creencias limitantes nos están condicionando y como mencionamos antes, ese camino a menudo es el de la mediocridad, la insatisfacción, el victimismo y el fracaso.

Camino que conduce a vivir sin tomar riesgos, sin salir del montón, sin buscar cuales son nuestras pasiones y anhelos.

Las creencias en nuestra vida funcionan por la ley de la dualidad, así como pueden limitarnos, también pueden liberarnos.

creencias potenciadoras

Sembrar Creencias Potenciadoras

Si a través de la introspección y el autoconocimiento logras identificar tus creencias limitantes, puedes también sustituirlas por creencias potenciadoras, estas se imprimen en la mente de la misma forma que una creencia limitante; la sugestión.

Esto, puede sonar raro, sin embargo, solo debemos probarlo, hemos comprobado ya el poder y la influencia que tienen las creencias limitantes en nuestra vida. ¿Por qué no probar el procedimiento a la inversa?

Al momento de plantar creencias potenciadoras o liberadoras, las personas creen que ahí ha quedado todo, es eso por lo que pocos se benefician.

El paso más importante para que una creencia limitante se establezca firmemente en la mente es la actividad, cuando tienes una creencia limitante te dejas llevar por esta y actúas en consecuencia, por eso afecta tanto.

Lo mismo sucede con las creencias potenciadoras, debemos de actuar para que estas queden impresas en la mente, si solo nos sugerimos cosas y no hacemos nada al respecto, nunca vamos a experimentar cambios.