Saltar al contenido

Cómo Vencer el Desánimo

superar el desanimo

Sentir desánimo es una de las principales causas por las cuales la vida de una persona puede estar limitada. Sentimientos como este nos obligan a percibir las cosas de una manera negativa.

Es preciso comprender que el sentir desánimo hace que nuestra energía, voluntad y visión acerca de las cosas sea condicionada, haciendo que tomemos decisiones equivocadas que nos lleven a experimentar problemas que solo aumenten el desánimo.

Para vencer el desánimo es necesario identificar cómo está afectando a nuestra vida, después, la persona que siente desánimo debe fortalecer la fuerza de voluntad realizando actividades sencillas y atractivas que la mantengan activa, esto dará pie a cambiar gradualmente el sentimiento negativo.

En este artículo vamos a profundizar en las formas que hay para superar el desánimo.

De igual manera vamos a explicarlo más a detalle con el objetivo de lograr identificarlo y saber hasta qué punto puede estar afectando nuestra vida.

Después, vamos a compartir una serie de pasos que nos ayudarán a superar con éxito la falta de ánimo y de coraje.

¿Qué es el Desánimo?

Para poder identificar el desánimo en la vida es preciso definir su significado y tenerlo claro.

El desánimo es un sentimiento que invade el cuerpo y la mente haciéndonos sentir poca energía y vitalidad, al mismo tiempo que nos hace entrar en un estado de desaliento en una o varias áreas de vida.

El Desánimo y Sus Consecuencias

Cuando nos sentimos desanimados experimentamos una especie de tristeza y cansancio al momento de realizar alguna actividad; incluso el simple hecho de pensar en situaciones de vida que requieren de nuestra atención produce pereza y desgane.

Esto puede tener implicaciones devastadoras en nuestra vida, ya que, por un lado, podemos perder el tiempo postergando, evitando tomar decisiones y realizar actividades que son precisas para nuestro desarrollo.

Es importante mencionar que el desánimo sirve como una especie de anestesia de la fuerza de voluntad.

Si el desánimo se mantiene por mucho tiempo en nuestra vida, recuperar las ganas y la voluntad se vuelve una tarea complicada.

Sentir desánimo por mucho tiempo va nublando nuestras percepciones y nos hace ver escenarios oscuros en nuestra vida, de alguna forma, todo nos parece difícil, dejamos de verle el sentido a las cosas, incluso aquellas que en el pasado nos motivaban.

Esto se debe a que el desánimo, poco a poco va drenando nuestra energía, y cuando no tenemos energía todo nos parece cuesta arriba.

Una de las razones por las cuales las personas se mantienen desanimadas es porque no identifican que su energía, poco a poco, se está consumiendo.

Lejos de estimularla se convierten en espectadores de cómo sus ganas por hacer las cosas desaparecen.

superar el desanimo

Causas de Sentirnos Desanimados

Para vencer el desánimo es importante saber cuál es la causa que lo está originando.

Generalmente el desánimo es un mero reflejo de una situación más profunda que lo está detonando, las siguientes situaciones son las más comunes que nos pueden provocar sentirnos desanimados.

  • Depresión
  • Soledad
  • Experimentar el fracaso en un área determinada de la vida
  • Ruptura con la pareja
  • Problemas en las relaciones familiares
  • Dejar que una experiencia nos haga pensar que no estamos a la altura de las circunstancias
  • Ser víctima de un engaño o un fraude.
  • Dejar que la crítica afecte la autoestima
  • Seguir una rutina impuesta
  • Vivir infelizmente y convencernos de no poder cambiar

Diferencia Entre Desánimo y Apatía

El desánimo se confunde muchas veces con la apatía, aunque puedan tener similitudes, son cosas muy diferentes. La principal diferencia yace en que en el desánimo hay una emoción de desaliento e incluso tristeza.

La persona desanimada puede o no realizar actividades, sin embargo, le da igual, no sabe para qué actúa y le da lo mismo.

En el caso de la apatía hay una fuerza opositora a realizar actividades específicas, en este estado se busca justificar la inactividad, y esta viene acompañada por emociones como la ira.

De igual forma, la apatía puede producir soberbia y falsos razonamientos que intentan justificar dicho estado.

Una persona con desánimo puede reflejar tristeza, pereza e incluso enfermedad. Mientras que alguien apático, puede reflejar ego elevado, pesadez e irritabilidad.

Los 4 Pasos Para Superar el Desánimo

A continuación, vamos a enlistar una serie de pasos para superar el desánimo en nuestra vida

1. Identificar la causa del desánimo en nuestra vida

Como mencionamos previamente, la falta de ánimo es un mero síntoma a un problema que esta oculto en el interior, necesitamos hacer un análisis acerca de las posibles causas que nos hacen estar desanimados.

Lo mejor que podemos hacer, aunque sea emocionalmente complejo, es repasar en la mente aquellos momentos difíciles por los cuales hemos atravesado.

Esto nos va a dar oportunidad de encontrar el momento en el cual nuestro estado de ánimo cambió.

Si logras encontrar el momento en el cual tu estado de ánimo se deterioró, habrás dado un paso enorme para recuperar un estado de ánimo positivo.

sintomas del desanimo

2. Comprender la forma en la cual el desánimo ha afectado tu vida

Una vez identificado el momento en el cual tu ánimo cambió, es preciso observar cómo tu energía, tus percepciones, decisiones y experiencias se vieron influenciadas por el desánimo.

En este momento podemos comparar como, producto del desánimo nuestra experiencia y forma de ver la vida cambia por completo.

Este paso nos permite ver, independientemente de lo que esta a nivel externo, cómo nuestro interior decide interpretar las experiencias y calificarlas de acuerdo con un estado emocional.

Es relativamente sencillo comparar como experimentamos la vida cuando tenemos un buen estado de ánimo a cuando no.

Por una parte, podemos observar que incluso, a pesar de experimentar problemas y que las circunstancias sean adversas, un estado de ánimo positivo nos permite ver posibilidades y formas de superar las adversidades.

Nuestra creatividad se activa y hay motivación suficiente para tomar decisiones y acciones necesarias.

Por el contrario, cuando tenemos desánimo, a pesar de que haya cosas positivas sucediendo a nuestro alrededor, vamos a encontrar lo negativo, nos hará ver como aquello que experimentamos no tiene importancia. Y aquello que tenga una cualidad negativa, será visto como lo peor.

Cualquier problema que experimentemos en un estado de desánimo será visto como una situación imposible de resolver. Esta percepción hace que nos rindamos fácilmente y asumamos un papel de víctimas.

Comparar de manera consciente ambos estados nos da la prueba que aquello que estamos sintiendo es una experiencia creada por nosotros mismos, no importa lo que suceda fuera, son las emociones y pensamientos los que nos hacen percibir las cosas de una forma determinada.

Si todo sucede dentro, está claro que esta en nuestras manos modificarlo, ya que, de lo único que tenemos total control, es de nosotros mismos.

me siento desanimado

3. Modificar nuestros pensamientos y emociones con acciones que nutran el cuerpo y la mente

Este paso puede resultar el más complicado, esto debido a que para actuar es necesario usar nuestra fuerza de voluntad, la cual se encuentra adormecida. Sin embargo, si hemos seguido el paso anterior, es más viable hacer el esfuerzo.

Debemos de realizar solo aquellas actividades que nos aporten beneficios conscientes.

Aunque hacer ejercicio es una de las mejores cosas para cambiar, puede que al principio no haya motivación alguna para hacer esto. Es mejor empezar a realizar actividades que nutran la mente en primera instancia.

Estas actividades pueden ser: leer, ver videos que ayuden a cambiar nuestras percepciones, realizar un pequeño viaje que nos permita estar en contacto con la naturaleza, o tratar de ayudar de alguna forma a personas menos afortunadas.

Esta última es especialmente poderosa, ya que, ayudando a los menos afortunados, nos damos cuenta todo lo que tenemos para dar gracias a la vida.

Si logras hacer esto, de manera automática tus percepciones cambian, el desánimo se convierte en puro agradecimiento y ganas por hacer algo más que quejarnos y sentirnos miserables.

Ayudar nos hace redimensionar nuestros problemas y darnos cuenta de que nos estábamos ahogando en un vaso de agua.

Brindar nuestra ayuda en combinación con y el agradecimiento nos permite elevar nuestra conciencia a un nivel mucho mayor, en el cual, observamos las posibilidades en lugar de las limitaciones.

4. Mantener una comunicación constante con nuestro interior, la cual permita conocernos mejor

Este último paso nos permite prestar atención a las experiencias que suceden a nivel interno, lo que nos hace conocernos más a fondo.

Podemos vencer el desánimo de forma inconsciente, sin darnos cuenta de cómo lo hicimos. Incluso, pudimos haberlo hecho en el pasado. Sin embargo, esto nos deja expuestos a volver a experimentar la falta de ánimo en la vida.

Esto se debe a que, al no conocernos, no estamos en control, estamos a expensas de lo que la vida nos arroja y de las interpretaciones que hará nuestro interior.

Si logramos practicar el autoconocimiento, seremos capaces de detectar las causas de nuestros estados de ánimo y utilizar el discernimiento y la voluntad para superar dichos estados con rapidez.

No es que se acaben los problemas ni las emociones negativas, simplemente es que ahora habrá la capacidad para hacerles frente con buenos ánimos, sabiendo que estamos en control de nosotros mismos.

Te recomiendo revisar nuestro artículo acerca del autoconocimiento, en este hablamos acerca de cuál en la mejor forma de conocernos.

recuperar el animo

¿Qué Pasa Cuando el Desánimo Es Intermitente?

Hay momentos en los cuales, de un día para otro nos sentimos desanimados, después, volvemos a la normalidad; y de esta manera vivimos en un estado intermitente.

Esto a todos nos ha pasado. Experimentar el desánimo de esta manera, puede resultar difícil de vencer.

Debido a la intermitencia no logramos detectar qué es lo que lo está causando y la mayoría asume que es algo normal, que todos lo experimentan y que es parte de la vida, y que simplemente hay que aprender a lidiar con ello.

Pienso que en realidad esta experiencia es nuevamente un reflejo del cuerpo y de la mente, pienso que estos estados se manifiestan debido a que hay algo dentro a lo cual no estamos prestando atención.

Para mí, es una especie de alarma que tenemos dentro, la cual se activa al momento de detectar algo nocivo que requiere solución.

Es una advertencia de que hay algo que estamos haciendo o dejando de hacer que nos puede traer problemas graves más adelante.

Por qué Tenemos Desánimo Intermitente?

¿Cuántas veces nos ha pasado que una situación que dejamos sin atender, más adelante se vuelve un auténtico dolor de cabeza? Creo que todos hemos tenido esta experiencia por lo menos una vez.

Algo que no vemos como gran cosa al inicio, lo olvidamos, sin querer lo dejamos crecer y más adelante se manifiesta un gran problema.

La respuesta que tenemos en la mayoría de los casos es de arrepentimiento, nos reprendemos por haber ignorado la situación cuando esta era pequeña y simple.

Lo mismo pasa cuando experimentamos el desánimo de manera intermitente. Está ahí gritándonos con sensaciones mentales y corporales incómodas que nos llevan a tener días miserables.

Estos días, en lugar de hacer lo propio y buscar en el interior, qué es lo que nuestra mente nos quiere decir, preferimos apagar esta emoción entregándonos a la gula, al ocio, a beber, a fumar, a desperdiciar el tiempo en conversaciones triviales que nos hagan sentir mejor, y demás acciones que usamos como aspirinas.

No nos damos cuenta de que, lejos de remediar la situación la podemos estar empeorando.

Cómo Superar el Desánimo Intermitente

La mejor forma de comprender y superar el desánimo intermitente es preguntarnos

  • ¿Qué tan satisfechos estamos con nuestra vida?
  • ¿Qué tan equilibradas están las áreas de mi vida?
  • ¿Cuál es la influencia de nuestros hábitos negativos?
  • ¿Qué decisiones y acciones estamos evitando tomar?
  • ¿Cómo está nuestra salud?

Hacernos y respondernos a estas preguntas nos permite tener una conversación honesta con nosotros mismos, dicha conversación, nos permite detectar las verdaderas causas de tener desánimo intermitente. Al mismo tiempo que nos hace ver aquellas acciones nocivas que realizamos día con día.

Es muy común ver a personas que, por ejemplo, argumentan al ser cuestionadas, que su trabajo les fascina y que es lo mejor que les ha pasado.

Sin embargo, se la pasan pidiendo por que llegue el fin de semana, debido a que ya no aguantan el drene energético y el estar desanimadas constantemente a lo largo de la semana.

Esta situación se da porque las personas, al no practicar el autoanálisis, se autoengañan, se conforman y se intentan convencer de que no pueden cambiar, por lo tanto, les debe gustar lo que hacen.

Este comportamiento es uno de los grandes motivos por los cuales también podemos experimentar desánimo en nuestra vida.

La mejor respuesta es practicar el autoconocimiento, volver el autoanálisis un hábito y fijar y seguir una meta de vida que impacte positivamente todas las áreas de nuestra vida.