Saltar al contenido

Cómo Ayudar a Alguien que Se Siente Solo

ayudar a alguien que se siente solo

Todos experimentamos la necesidad de ayudar a los demás. Cuando se trata de ayudar a alguien que se siente solo, debemos saber que puede ser un tema delicado, ya que en muchas ocasiones no conocemos los motivos fundamentales por los cuales esa persona se siente sola.

Para verdaderamente ayudar a alguien que se siente solo, se debe hacer un esfuerzo por entrar en un estado sumamente empático; el cual nos permita comprender lo que verdaderamente está viviendo y sintiendo esa persona. Es preciso contar con mucha calma y paciencia para dar la oportunidad de que la persona confié y se abra con nosotros.

Entendiendo Por Qué Alguien se Siente Solo

Si queremos tener éxito ayudando a alguien que se siente solo, debemos tratar de comprender los motivos que le hicieron sentirse de esa manera.

Es importante tratar de analizar el comportamiento de la persona, previo a que notáramos que se sentía sola; esto con el objetivo de comparar el estado emocional, para que así nos sea más fácil entender lo que pudo haber sucedido.

La importancia de ponernos en el lugar de los demás

El objetivo de esto es sensibilizarnos a la situación, en ningún momento debemos querer asumir el papel de psicólogos o tomar una actitud similar. Esto puede ser muy perjudicial, ya que esto tiende a que las personas se alejen más y eviten el contacto. Por eso es tan importante desarrollar la empatía.

Piensa en cuál es el tipo de compañía que te gustaría si tu te sintieras solo. Lo más seguro es que esperes que se te acerque un amigo, alguien de confianza que no te juzgara, sino todo lo contrario.

Hay que saber que cuando nos sentimos solos no estamos buscando a ninguna autoridad que nos enseñe el camino, o nos juzgue y busque decirnos lo que tenemos que hacer.

Buscamos la compañía de personas que nos entiendan y nos acompañen, aunque no sea para hablar de nuestros problemas ni dar explicaciones, simplemente para convivir.

soledad en las personas

La Actitud Para Ayudar a Alguien Que se Siente Solo

Con frecuencia asociamos, de forma involuntaria, el ayudar a alguien en soledad con asumir el papel de correctores.

Nos adjudicamos la responsabilidad de sacar a la otra persona de su soledad, y con frecuencia, lo tratamos de hacer a base de darle charlas o consejos para que salga del estadio solitario.

He comprobado que este es un enfoque que tiene poco o ningún efecto en las personas que tratamos de ayudar. La actitud que asumimos puede hacer que la otra persona se sienta ridiculizada y avergonzada.

¿Con que tipo de actitud te gustaría que te ayudarán?

Imagina que tu amigo o amiga con la cual llevas años de amistad, de un día para otro llegara a querer arreglarte la vida y te empezara a decir todo lo que estás haciendo mal en esta, e incluso te pidiera cambiar cosas.

Seguramente nuestra actitud en esta situación, dependiendo de nuestro carácter, seria de ponernos a la defensiva, de atacar, de también señalar errores en el otro, o simplemente de alejarnos.

Podemos darnos cuenta de que el objetivo de ayudar no se habría cumplido en lo absoluto, sino todo lo contrario. Desafortunadamente estas situaciones pasan en todo momento y no es que sean a propósito, surgen producto de no saber la actitud que debemos asumir para ayudar a los demás.

La Razón y las Emociones Para Ayudar a Alguien Que Se Siente Solo

El no saber escoger la actitud que debemos asumir para ayudar, de manera efectiva a alguien que se siente solo, nace debido a que hay un conflicto entre las emociones y la razón.

Una persona que se siente sola está viviendo en un estado emocional negativo, aquí la razón no tiene papel alguno, los sentimientos y las emociones se han apoderado de la mente, son estas las que determinan el comportamiento de la persona en cuestión.

Nosotros, cuando detectamos el problema en el otro, estamos guiados por la razón, y la razón es la que dicta los pasos a tomar para ayudar a alguien más.

Es por eso por lo que hay conflictos. No es que seamos mal intencionados al momento de ayudar, simplemente es que estamos actuando movidos por la razón.

sentirse solo

Al momento de llegar con alguien que actúa bajo cierto estado emocional, es obvio que habrá un conflicto, simplemente son dos idiomas completamente diferentes.

Por este motivo es que muchas veces no logramos tener éxito ayudando a aquellos que se sienten solos.

La razón dicta que tenemos que ir con ellos y señalar el error, debemos confrontarlos para que se den cuenta lo que hacen, debemos hacer una intervención para que despierten, debemos de señalar en donde se están equivocando para que se den cuenta y cambien.

Estas son muchas de las decisiones y acciones que tomamos al momento de tratar de ayudar; no solo a personas que se sienten solas, sino a cualquier persona que detectamos tiene problemas.

Por qué la Razón nos puede limitar al ayudar a los que se sienten solos

La realidad no es que estas acciones sean malas en esencia; pueden ser las decisiones más lógicas y pertinentes para tomar. El problema es que aquel que vive sintiéndose solo, no lo va a ver así, la lógica no forma parte de sus sentimientos.

¿Qué pasaría si veo que estás invadido por el sentimiento de la ira, y de la nada te digo: cálmate? ¿Cuál sería tu reacción?

A menos que poseas un autodominio sublime, el cual te habría permitido no ceder ante la ira, tu reacción seria de más ira ante mi comentario; es una situación que todos hemos vivido.

A pesar de que el consejo sea con la mejor intención, y racionalmente es lo que una persona con el sentimiento de ira debería de hacer (calmarse), no lo hacemos, en esos momentos, las emociones han tomado el control de nuestra mente.

Analizando esto, nos es posible comprender el motivo por el cual nuestros intentos de ayudar a alguien que se siente solo no funcionan.

Nuestra razón intenta con sus medios que una persona en un profundo estado emocional se comporte de acuerdo con los dictados de la razón; y ni siquiera de su propia razón, sino la nuestra.

la soledad

La mejor forma de ayudar a los que sienten solos

Ahora bien, si hemos visto que el problema yace principalmente en el enfoque que estamos adquiriendo, es preciso modificarlo, si hemos detectado que un comportamiento racional carecería de utilidad, debemos ponernos en un estado emocional que nos permita ponernos en los zapatos de la persona y actuar con base en esto.

Si tenemos éxito, vamos a ver que lo que tendríamos que hacer, sería en primera instancia buscar el contacto, deberíamos fijarnos el objetivo de no tocar el tema de la soledad, ya que, así como el ejemplo de la ira y el consejo de la calma; es algo de lo que menos quisiera hablar la persona que se siente sola.

Simplemente debemos de estar, generar confianza y buscar conversar o hacer aquello que le apetezca a la otra persona, siempre y cuando no sea dañino.

Este punto es clave, ya que no sabemos si alguien que se siente solo pudiera tener depresión. Si nos acercamos, tenemos éxito, y acto seguido el lugar a visitar es un bar, y la acciona realizar es el beber, nos estamos equivocando. Lejos de ayudar vamos a perjudicar.

La convivencia es clave para ayudar a alguien que siente solo

Debemos de encontrar la forma de convivir con la persona de forma sana, con el objetivo de brindarle compañía y la oportunidad de abrirse con nosotros.

Es importante mencionar que la apertura de las personas no se da al instante, aunque se trate de mejores amigos, lleva tiempo. ¿Cuánto? El que la persona necesite. Por eso el cultivar la paciencia.

El objetivo primordial es ayudar con compañía, no con palabras, algo que a veces olvidamos. El mero hecho de acompañar a alguien que se siente solo ya es una ayuda; y puede serlo más que una plática guiada por la razón.

Si somos pacientes y nos mantenemos con la disposición de ayudar verdaderamente, la persona se va a abrir con nosotros. Puede que en este punto ya nos solicíte un consejo o una opinión.

me siento solo

Aquí si es momento de utilizar la razón y dar nuestro punto de vista, procurando mantener suavidad en nuestras palabras.

Uno de los obstáculos más grandes al momento de ayudar a alguien es nuestro propio ego.

Queremos ayudar, si, pero bajo nuestras propias condiciones, considerando solo lo que nosotros pensamos como correcto y como la mejor forma; este ego es un bloqueo importante, ya que nos hace olvidar el propósito, ¡Ayudar!

Una Recomendación…

Si gustas profundizar en el tema te recomiendo el libro de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman, es un gran libro que nos permite comprender la dicotomía entre la razón y las emociones, me ha ayudado mucho a entenderme a mí mismo y a los demás. También, me ha dado un entendimiento mayor acerca del funcionamiento de nuestro cerebro en cuanto a pensamientos, decisiones y emociones.