Saltar al contenido

¿Qué es la Ignorancia? ¿Cómo Nos Afecta y Cómo Vencerla?

que es ignorancia

La ignorancia ha sido un término utilizado meramente como descalificativo y supone la ausencia de conocimiento. Sabemos que producto de la ignorancia se manifiestan muchos males, surgen limitaciones y en última instancia, la ignorancia logra ocultar todas las cualidades nobles del ser humano.

Sin embargo, considero que hay mucho por cubrir en cuanto a la ignorancia de lo que casi no se habla.

Después de años de investigación acerca del tema y de ver cómo ha funcionado en mí, he decidido elaborar este artículo, con el objetivo de compartir un punto de vista diferente, que permita ampliar nuestro marco de referencia.

Para empezar, ¿qué es la ignorancia? La ignorancia es la ausencia de conocimiento y experiencia, dicha ausencia es capaz de limitar los pensamientos y acciones obligando a las personas a crear paradigmas y marcos de referencia fundamentados en el error.

En este artículo quiero compartirte lo que considero como el problema fundamental de la ignorancia. Pienso que es un tema que hoy esta siendo abordado por la superficie, medimos la ignorancia solo con base en el conocimiento acumulado, es decir, sabes mucho, eres sabio, sabes poco, eres ignorante.

La ignorancia en realidad va mucho más allá que eso, he descubierto que es un mal tan arraigado en nuestras vidas que no lo vemos.

No logramos percibir que estamos siendo víctimas de la ignorancia, actuamos en conciencia de que sabemos, sin darnos cuenta de que caminamos con el manto de la ignorancia puesto.

De este tipo de ignorancia es de la que te quiero hablar hoy, aquella que va más allá del solo no saber.

El Verdadero Problema de la Ignorancia

En realidad, todos somos ignorantes, simplemente hay que ver la magnitud de lo que aun se puede conocer. No sabemos ni siquiera de que está compuesto un átomo en su totalidad, que decir de todo lo que nos rodea.

El problema surge cuando el hombre niega su ignorancia y se decide identificar con lo poco que sabe, que, en realidad, no importa que este dedique su vida a acumular conocimiento, jamás podrá conocer y saberlo todo.

Un verdadero sabio

En realidad, aquel que es considerado sabio es debido a que se identifica con su propia ignorancia, de ahí la máxima de Sócrates: “Yo sólo sé que no se nada”.

Sócrates es considerado como uno de los sabios más grandes que han pisado el planeta, sin embargo, él presumía de todo lo que ignoraba, su sabiduría y visión eran tales que intuía cuán variado, relativo y vasto es el universo.

Sócrates tenía muy claro que no era relevante todo el conocimiento y entendimiento que pudiera acumular, siempre iba a ser mayor aquello que iba a permanecer fuera de su alcance.

Lo que Sócrates decidió hacer, fue aceptar esta verdad, y con ello, decidió identificarse con el potencial infinito que había para aprender. Ni siquiera dedico tiempo a escribir acerca de todo lo sabía, fue su discípulo, Platón, el que transcribió sus enseñanzas.

Este grado de entendimiento le permitió a Sócrates adquirir una de las cualidades más grandes que puede aspirar a tener un ser humano. La humildad.

la ignorancia

El error que hace a una persona ignorante

Pienso que hoy en día el verdadero concepto de ignorancia se ha diluido, hoy decidimos identificarnos con lo poco que cada uno sabe y, con base en esto, nos sentimos con derecho de llamar al otro ignorante.

La verdadera ignorancia, aquella que es nociva y limitante, nace cuando decidimos identificarnos con lo que sabemos.

¿Por qué?, porque al identificarte con tu conocimiento, asumes que eres este, en ese momento cortas el potencial para aprender y evolucionar, quedas limitado a pensar y actuar con el poco conocimiento que has acumulado.

Esto es lo que hace daño. Simplemente se diluyen las ganas de aprender, pensamos que somos producto terminado, y, bajo ese marco de referencia, tan limitado, es que interactuamos con el exterior.

Producto de nuestro conocimiento y experiencias es que nos ubicamos en la sociedad, y con frecuencia, tendemos a mirar debajo de nosotros y centrarnos en aquellos que saben menos.

Es muy fácil ver a aquellos que saben menos, que a nuestros ojos son ignorantes, pero ¿por qué nadie ve hacia arriba?, aquí es cuando ya no conviene.

Nos asusta ver aún todo lo que queda por aprender y experimentar, por eso, la mayoría se rinden, se detienen y dan la media vuelta y concentran su atención en aquellos que vienen caminando.

Nadie se da cuenta que, en realidad, esto es una pérdida de tiempo, y no perciben aquellos que les pasan de largo en silencio, sin juzgar, solo siguen caminando y aprendiendo.

Midiendo Nuestro Nivel de Ignorancia

En realidad, matemáticamente hablando, el nivel de ignorancia que separa a alguien con un doctorado en filosofía y a una persona analfabeta es casi nulo.

Te explicaré por qué: El nivel de conocimiento se sabe por la relación que hay entre lo que se conoce y lo que queda por conocer. Dado que lo que hay por conocer es prácticamente infinito, no importa cuantos doctorados o experiencias pueda uno tener, el nivel de conocimiento siempre será mínimo.

Claro que alguien que ha dedicado su vida al estudio y a la investigación esta en potencia de aportar al mundo mucho. Sin embargo, lo que aún queda por conocer es mayor a lo que ya sabe.

Pienso que este tipo de ignorancia es la que trae los problemas al mundo. Este tipo de ignorancia inconsciente es la madre de la soberbia. Hoy somos testigos de los devastadores efectos que tienen ambas en el mundo.

Vemos a hombres y mujeres que actúan pensando que lo saben todo, se enfrentan a otros con el mismo nivel de conciencia, y así, nacen las guerras, los problemas económicos, los sociales y los políticos.

En realidad, la ignorancia es una elección, su definición no puede estar circunscrita solo a no saber.

Mi definición de ignorancia es: elegir dejar de aprender y dejar de asimilar el conocimiento que obtenemos producto de nuestras experiencias, es cegarnos a ver las posibilidades de llegar a un nivel mayor de entendimiento.

En realidad, la ignorancia es la madre del error, debido a esto, a la elección que hacemos los seres humanos por dejar de aprender de todo lo que la vida tiene para enseñarnos.

ignorante significado

¿Cómo Dejar de Ser Ignorante?

Para dejar de ser una persona ignorante debe uno aceptar la propia ignorancia y, al mismo tiempo, identificarse con el potencial infinito que tiene por aprender. Sólo así es que uno puede ir más allá de sus limitaciones, las cuales condicionan.

Este enfoque es liberador, el saber que nuestro potencial es ilimitado es motivador, nos permite asumir el papel de estudiantes, ¿de quién? De la vida, de todo lo que tiene por enseñarnos.

El primer paso que debemos dar para dejar de ser negativamente ignorantes es practicar el autoconocimiento. Las personas van por la vida intentando acumular conocimientos producto de clases, libros, experimentos, y demás objetos, sin embargo, olvidan el primer paso, conocerse primero a uno.

Conoce el instrumento que tienes para conocer

En realidad, la ignorancia más dañina es aquella en la que no sabemos quienes somos. Es una insensatez querer conocer todo allá fuera y olvidarse de lo que tenemos dentro.

Debemos primero analizar y conocer el instrumento con el cual conocemos e interpretamos: La mente. En realidad, lo que consideramos como real es una mera interpretación de la mente, la cual conoce a través de los nervios alojados en los sentidos.

Si lo pensamos, la posibilidad de practicar el autoconocimiento la tenemos todos, no necesitamos nada del exterior para empezar.

Intuimos el valor que puede traer esta práctica, sin embargo, no la hacemos, ¿por qué?, porque en nuestra mente carece de valor, la ignorancia, hace que no seamos capaces de percibir la importancia del autoconocimiento.

Esto se debe a que solo miramos las cosas en función del valor que podemos recibir, sin embargo, la ignorancia no nos permite ver el valor intrínseco que conlleva el autoconocimiento.

El Ego y la Ignorancia

Muchas personas quieren superar la ignorancia solo por ego, quieren ser más que los demás, o quieren demostrar que saben más, o quieren acumular más.

Todo lo anterior, está en función del ego, cuando todo lo que hacemos va en función del exterior, y es con el objetivo de enaltecer el propio ego, olvidamos todo el potencial y el valor que surge de cultivar el conocimiento interno.

Los sabios, son callados, no les interesa demostrar su sabiduría, en su conciencia, mantienen lo que aún les falta por aprender, saben, que muchas de las respuestas que buscan se encuentran dentro y no fuera.

Consideran como una pérdida de tiempo demostrar su sabiduría, no se identifican con lo que ya saben, siguen buscando. Solo hablan cuando se les solicita guía y consejos, de lo contrario lo consideran poco útil.

Dejan que su ejemplo hable por ellos, si lo ves, estos viven en un estado de humildad, no se dicen humildes, simplemente lo son.

Todos debemos hacer el esfuerzo por liberarnos de la ignorancia autoimpuesta, es decir, aquella percepción de que no hay nada más por conocer, y que es suficiente lo que sabemos. Esta percepción solo nos causa daño, al mismo tiempo que limita nuestro desarrollo.

ignorancia significado

¿Es el Conocimiento el Antídoto Para la Ignorancia?

La respuesta a esta pregunta puede ser obvia, sin embargo, producto de responder de forma automática a esta pregunta, es que muchas personas no saben que en realidad son ignorantes.

Toda la lógica apunta a pensar que entre más pueda conocer una persona menos será su ignorancia. He aprendido que esto es verdad solo hasta cierto punto, hace falta un ingrediente fundamental, la experiencia del conocimiento.

Muchas personas, como dijimos antes, se concentran en acumular conocimiento por el bien de solo acumular, sin embargo, dejan a un lado el someter dicho conocimiento a prueba, no interactúan con lo que están aprendiendo. Solo se dedican a llenar la mente con conocimientos que fungen como meros adornos.

Si las personas nos dedicamos a almacenar conocimiento únicamente, podemos decir que estamos viviendo en el plano de las creencias. Esto quiere decir que asumimos que lo que aprendemos es verdad, solo porque proviene de una fuente de autoridad.

Sin embargo, aquel que solo acumula conocimiento no tiene certeza de nada, cree tenerla, pero en realidad, depende solo de fuentes.

Cualquiera con la debida atención y práctica puede memorizar libros y ensayos, sin embargo, esto solo nos dará la facultad de repetir como loros el conocimiento de alguien más.

Cuando alguien con estas características asume que no es ignorante, está ejemplificando la ignorancia misma.

Asimilar, experimentar y transformarse a partir del conocimiento

El conocimiento adquirido de manera intelectual solo es de valor cuando interactuamos con él, cuando lo sometemos a prueba, cuando verdaderamente lo experimentamos y nos transformamos a base de este.

Esa es verdaderamente una persona que comienza a dejar la ignorancia y cultivar la sabiduría.

¿Por qué?  Porque lo que sabe, realmente lo sabe, no por acumulación sino por experiencia, aunque ignore muchas cosas, aquello a lo que le dedicó su tiempo realmente lo aprendió y se transformó a partir de esto.

Si lo piensas, solo aquellos que han seguido esta regla son aquellos que han aportado al mundo valor. Una persona que solo acumula, critica y repite el trabajo de otros, no aporta mucho, ni al mundo ni a sí misma.

Es increíble notar que personas con este tipo de características se autoproclaman como eruditos y sabios, se sienten todo menos ignorantes, cuando la realidad es muy diferente.

Estas personas, profundamente identificadas con lo que “saben”, a menudo se vuelven escépticos, ¿y qué es un escéptico?, aquel que sabe poco y se rehúsa a investigar, asume que no hay más por saber, que niega todo lo que salga de su marco de referencia.

En referencia a esto, te comparto una frase que me impacta por la profunda verdad que transmite: Aquel que asume, que aquello que no sabe, no puede existir, lleva puesta la corona de la ignorancia.

Considero fundamental la práctica del cuestionamiento para cultivar la sabiduría en nuestra vida, debemos dejar a un lado la mecanización de las cosas y despertar la creatividad que nace de la interacción con el conocimiento que vamos adquiriendo.

ignorancia

La Sabiduría que va Removiendo la Ignorancia

La sabiduría se cultiva con base en la transformación individual, no depende en su totalidad del coeficiente intelectual ni de la cantidad de libros que uno ha leído.

Depende del desarrollo de las percepciones, la capacidad para analizar las experiencias, de la amplitud de los marcos de referencia, y del autoconocimiento.

Los antiguos sabios de la India hacen referencia a este último como la vía rápida a adquirir sabiduría. Ellos consideran que todo parte de un mismo principio creativo.

Así como una poca de agua tomada del océano tiene todas las cualidades de este, sin excepción alguna. Así el ser humano contiene la esencia del cosmos.

Ellos proclaman que, si el ser humano se conoce a sí mismo más allá de su identificación con el cuerpo, con ayuda de la herramienta de la meditación,. su potencial es ilimitado A mi consideración es algo que sin duda vale la pena experimentarlo para comprobarlo.