Saltar al contenido

La Madurez Emocional en la Sociedad

Qué es la Madurez Emocional

Madurez emocional es un estado que adquirimos los seres humanos cuando logramos percibir, asimilar y dimensionar el conocimiento adquirido producto de las experiencias personales; con el objetivo de crecer personalmente, o de transmitir dicho conocimiento a alguien mas. Es necesario decir que el nivel de madurez emocional no es proporcional a la edad de una persona.

El Paradigma de la Madurez

Estamos acostumbrados a pensar en términos de edades y experiencias en la vida para categorizar el nivel de madurez emocional que una persona tiene; a simple vista es algo bastante lógico de hacer y tiene mucho sentido. Esto es porque la mente razona que una persona de corta edad ha vivido y se ha desarrollado poco, y, además, carece de experiencia en muchos temas.

Este razonamiento es correcto hasta cierto punto; a pesar de que la lógica nos hace manifiesta la importancia de las experiencias de vida para adquirir madurez emocional, la gran mayoría de las personas estamos omitiendo una parte fundamental: El aprendizaje de las experiencias.

Madurar es Confundido con Crecer

Madurar es frecuentemente confundido con el termino “crecer”, o madurar en el aspecto biológico; derivado de esta confusión las personas creamos y asumimos verdades de vida; sin darnos cuenta que estamos creando hechos para respaldar nuestras propias conclusiones y poder actuar como se nos antoje.

significado de madurez emocional

Tener Experiencias de Vida No Equivale a Tener Madurez Emocional

Lo que a una persona le da madurez emocional en realidad no esta basado en las experiencias de vida únicamente, sino en el aprendizaje que se obtuvo de dichas experiencias y, sobre todo, como la vida de la persona mejoró gracias a dicha experiencia, sin importar si se trata de una experiencia positiva o una negativa.

Hoy en día vivimos únicamente acumulando experiencias, dejamos que la corriente de la vida nos lleve y nos llene de múltiples experiencias; esto nos hace pensar que gracias a nuestras vivencias estamos adquiriendo madurez y sabiduría, pero ¿Realmente esto es cierto? ¿En verdad las personas adultas somos maduras?

Pienso que las respuestas a estas preguntas las podemos responder de forma intuitiva con un rotundo “No”.

Tu Comportamiento Define Tu Grado de Madurez Emocional

 Es evidente que el comportamiento de la sociedad está cada vez más deteriorado, actuamos como auténticos niños que pareciera que nuestras experiencias solo sirven para tenerlas de adorno; no aprendemos nada de estas, asumimos que el hecho de haberlas tenido es suficiente, no reflexionamos sobre estas, no analizamos nuestro comportamiento ni nuestra forma de pensar y actuar.

Al omitir estas acciones el aprendizaje se reduce a cero; por lo que vivimos cometiendo los mismos errores una y otra vez.

Vivimos tomando crédito por lo que nos sale bien y culpando a los demás por aquello que sale mal, tratamos de cambiar todo nuestro entorno antes de voltear y observarnos a nosotros mismos.

madurez personal

El Concepto de Adulto en la Infancia

A menudo le pido a las personas pensar en el concepto que tenían de los adultos en la infancia; las respuestas en su mayoría son orientadas a la idea de personas responsables, que saben en todo momento que hacer, personas dignas de admirar, y que son auténticos ejemplos.

Hoy que estamos en edad adulta: ¿cuál es tu opinión y percepción de los adultos? Seguramente esta ha cambiado radicalmente, aunque probablemente no hayas pensado en esto en años, seguro hoy percibes las cosas de manera diferente.

Nos hemos encontrado con que el convertirnos adultos en realidad es un tema de edad, social, de asumir responsabilidades y obligaciones y gozar de ciertas libertades; pero nunca, es y ha sido un tema de adquirir madurez y sabiduría.

Podemos observar y experimentar que nuestro comportamiento no es muy diferente al de los niños y adolescentes, las diferencias solo se perciben por las magnitudes de nuestros actos, y en el hecho de que ahora no hay nadie que amortigüe nuestras caídas como hacían los padres.

Si observamos el comportamiento de la sociedad podemos ver este fenómeno claramente, tristemente observamos que cada decae el grado de madurez emocional en las personas.

Madurez Emocional y Trabajo Interno

Estoy convencido de que el proceso de madurez es en esencia simple (no fácil), sin embargo, es necesario estar dispuestos examinar nuestras experiencias de vida, aprender de ellas, permitir que nos transformen al aceptar nuestros errores de comportamiento y de pensamiento, solo así es que podemos aprender las lecciones que nos da la vida y volvernos mejores gracias a estas, solo así es que adquirimos experiencia y sabiduría.