Saltar al contenido

¿Cómo Vencer la Ansiedad?

metodo para eliminar la ansiedad

Todas las personas sufrimos de ansiedad, a diferente escala y por diferentes motivos pero es un proceso humanamente normal.

La ansiedad no es algo que solamente le pasa a mentes débiles o a cierto tipo de personalidades, es un estado emocional que nos afecta a todos en diferente etapas y momentos de nuestra vida.

Pero no todo tiene por que ser negativo, debemos entender que la ansiedad es una pieza clave y una guía importante en nuestro crecimiento como seres humanos.

Aquí te compartimos 5 pasos efectivos para vencer la ansiedad.

¿Qué es la Ansiedad?

Podemos comúnmente definir la ansiedad como el nerviosismo que nos impide tener la mente en paz. Se deriva de diferentes razones y es un estado emocional que nos orilla a actuar de manera compulsiva y desenfrenada. 

la ansiedad

Es justo el efecto que tiene en nosotros lo que nos lleva a catalogar la ansiedad como algo negativo, ya que al vivirla generalmente tenemos reacciones tóxicas o nocivas con nosotros mismos o con quienes nos rodean. 

¿Qué Desencadena la Ansiedad?

Existen muchos motivos por los cuales podemos sentir ansiedad y dependiendo de la historia de vida de cada persona será el detonante que la provoque.

En muchos casos esa ansiedad se puede ser al sentirse presionado, al vivir una situación de riesgo, al adoptar medidas de aislamiento o que impidan nuestra libertad y movilidad, al sentir incertidumbre acerca del futuro, entre muchas otras.

 Una cosa es sentir ansiedad y otra muy diferente es la acción que le prosigue. Esta segunda acción es generalmente el mayor de nuestros problemas ya que rara vez se traduce en una patología positiva.

Las Reacciones ante la Ansiedad son El Verdadero Problema 

Nuestras reacciones a la ansiedad pueden ser muchas y de diversa índole, desde comer compulsivamente, tener problemas para dormir, ataques de ira o depresión.

por qué nos da ansiedad

Incluso el adoptar algún mecanismo físico que realicemos en automático (como la acción de rascarnos o mover alguna parte del cuerpo), la necesidad de hacer algún tipo de ejercicio o alguna actividad de ocio. 

El motivo por el que existe alguna acción descendiente de la ansiedad es por las ganas que tenemos de evadir los temas y/o actividades que nos hacen entrar en estado emocional. 

Si nunca nos hemos dados a la tarea de realizar un ejercicio de autoevaluación sobre el motivo que desencadena dicha ansiedad es normal que nuestra mente haya encontrado como mecanismo de defensa; una forma de apartar nuestra conciencia de ese estado mental. 

La Ansiedad que Nos Genera el Encierro

El quedarnos en casa representa esta representando un gran reto interno y es solo hasta que lo vivimos que identificamos que existía. 

quédate en casa

Estamos acostumbrados a vivir hacia afuera y a depender todas aquellas acciones que nos identifiquen con nuestros diferentes roles y responsabilidades.

Nos cuesta trabajo el simple hecho de pensar que en este momento no seremos el hijo, la directora, el gerente, la profesora, el abogado, la madre, el novio, la amiga, etc. 

El no tener un rol específico que ampare nuestro día a día nos genera una falta de sentido de partencia.

Nos hemos acostumbrado a pensar que somos ese rol y muchas veces el problema tiene un trasfondo mayor, que realmente no nos conocemos. 

El pasar tiempo en encierro, a solas o fuera de este ambiente nos lleva a pensar en lo que realmente somos.

El Aislamiento Nos Hace Descubrir Cosas Que No Nos Gustan de Nosotros

Muchas veces durante este proceso es cuando empezamos a notar vicios, malas manías, hábitos tóxicos y demás patrones de comportamiento que no nos gustan y que a pesar de saberlos presentes en nuestra vida el rush del día a día los había mitigado. 

ansiedad de estar en casa

Y hasta cierto punto el pensar que son cosas que “todo el mundo hace” nos reconforta y concluimos que no deben de ser tan malas.

O puede ser que simplemente no habíamos tenido el tiempo de observar con detenimiento la constancia de un mal hábito, de un tipo de comportamiento negativo, etc. 

Pero pasar tiempo a solas e identificar estos comportamientos negativos como parte de nosotros es doloroso y frustrante y muchas veces nos lleva a sentirnos afligidos.

Cuando la voz de nuestra aflicción empieza a hablar es donde comienza la ansiedad. Como medio de autodefensa lo único que queremos hacer es callarla.

Y es aquí donde nuestra mente determina que la mejor forma de silenciar esa voz es distrayéndose de lo que le causa ansiedad y trata de “darle al niño un juguete nuevo”. 

El Proceso de la Ansiedad 

Pero esa voz no se da por vencida tan fácil. Una vez que el juguete deje de ser entretenido la voz comienza a escucharse nuevamente solo que esta vez su volumen es un poco más alto y necesitamos de mayores distractores para apagarla. 

No basta con poner en silencio esa voz y tratar de distraerla cada vez que llega porque realmente su finalidad no es mala y lo único que quieres es aportar valor a nuestra vida. 

La Voz Detrás de la Ansiedad 

Existen muchas etiquetas que le podríamos poner a esa voz creciente como intuición, alma, voz interior y aunque podamos pensar que su fin es torturarnos. Realmente su única intención es ayudarnos. 

Que esta voz resuene cubierta de ansiedad es porque solo busca llamar nuestra atención y atacar a nuestro sistema nervioso es la mejor forma en la que lo puede lograr. 

El Motivo de la Existencia de la Voz Interior 

Pero el motivo por el que nos pide a gritos que la volteemos a ver es debido a que existe un foco rojo en nuestra vida y nos pide ayuda para que empecemos a hacer algo al respecto para apagarlo. 

Ante cualquier problema siempre lo mejor que podemos hacer es enfrentarlo. Ponernos cara a cara contra él y esta voz está buscando que hagamos justamente eso.

Claro que no lo hacemos por que sabemos lo que prosigue, una asfixiante avalancha de situaciones que están mal en nosotros.

Pero si nos alejamos un segundo del sentimiento que nos generan estos problemas y nos concentramos en que tenemos un aliado que nos está avisando justo que cosa debemos cambiar, comenzarémos a dar gracias por tener esa “pequeña voz” en nuestra vida. 

Superando la Ansiedad 

Abrirle las puertas a nuestra ansiedad y darle vueltas en nuestra cabeza al tema o los temas que la están generando no es nada sencillo.

Es un proceso que requiere mucho trabajo interno pero que nos guiará de la mano a superar ese temor, dolor, frustración, enojo, etc. que está agobiando nuestra vida. 

Es importante que durante estos ataques de ansiedad en donde sentimos que todo se derrumba identifiquemos qué es lo que lo está detonando. Tal vez fue algo que viste o escuchaste o la confrontación con alguna persona cercana.

Cada detonante es pieza clave en nuestro proceso de análisis, ya que si somos honestos con nosotros mismos, podremos ver que éstos son herramientas para descubrir el trasfondo; lo que realmente quiere decirnos nuestra voz interior. 

Los 5 Pasos para superar la ansiedad

Superar la ansiedad

Al momento de sentir un ansiedad, te recomiendo seguir los siguientes 5 pasos:

1. Respirar

Es común que al sentir ansiedad nuestro cuerpo entre en un estado de nerviosismo, en donde nuestra respiración se acelera.

Por ende, involuntariamente dejamos de oxigenar nuestra sangre de manera correcta.

Comienza por hacer tres series de 5 inhalaciones cada una. Inhala contando hasta 10, retén el aire contando hasta 10 y exhala contando hasta 10. Repite el ejercicio las veces que sea necesario.

En automático notarás como al normalizarse la respiración comenzarás a sentirte más tranquilo/a.

2. Tomar perspectiva del problema

Muchas veces tendemos a maximizar cualquier situación que creemos negativa cuando no siempre se trate de un problema enorme.

Es importante preguntarse ¿Qué tanto me afecta? ¿Es algo vital o indispensable en mi vida? ¿Hay algo pueda hacer al respecto?

Darle el peso necesario a las causas que nos provocan ansiedad nos ayudará a no entrar en estado negativos por cualquier cosa.

3. Agradecer

Sentir ansiedad muchas veces se deriva de ver todo desde un punto de vista negativo.

Es importante ver todo lo bueno que existe en nuestra vida y las bendiciones con las que contamos para salir de esos estados negativos.

Tomate 5 minutos para agradecer todo lo que tienes, comenzando por el hecho de haber despertado hoy, tener agua, luz, comida, etc.

Una vez que tomamos perspectiva del problema y que entendimos su magnitud, agradecer nos ayudará a ver que posiblemente lo que estamos viviendo no es tan malo en comparación de los que viven otras personas a diario.

4. Identificar el origen de nuestra ansiedad

Este paso puede significar todo un reto en nuestra vida. El lograrlo no siempre es fácil y conlleva mucho trabajo interior pero es vital que forme parte de nuestra rutina para vencer la ansiedad.

Al comenzar a sentir ansiedad trata de instantáneamente ver que la provocó. Puede que haya sido un enfrentamiento con alguien, un cuestionamiento de tus hábitos o cómo vives tu vida, una comparación con la vida de otra persona, las presiones laborales, etc.

Cuando logramos identificar qué es aquello que despierta nuestra ansiedad hemos dado con la clave del problema; lo que nuestro interior nos pide que trabajemos y mejores de nosotros mismos.

5. Ponernos límites

Al identificar los motivos que genera nuestra ansiedad podemos comenzar por ponernos límites para controlarla.

Dejar de realizar las acciones que nos generan ansiedad y empezar a sustituir esos hábitos negativos por actividades positivas, nos ayudará a poco a poco superar esos estados de ansiedad.

Dejar de estar en contacto con personas os situaciones que despiertan ansiedad en nosotros es un buen primer paso para lograrlo

Herramientas Para Entender y Superar Fácilmente la Ansiedad

Superar la ansiedad no significa solamente dejar de sentir el nerviosismo que esta provoca o dejar de lidiar con las acciones negativas que desencadena en nosotros.

Superar la ansiedad también nos ayudará a vivir una vida con mayor armonía y entendiendo mejor quienes somos.

como me quito la ansiedad

Algunas de las herramientas que nos ayudarán a la hora de superar nuestra ansiedad y que nos harán entenderla mucho mejor son las siguientes:

El Apego y su Repercusión en Ansiedad

Apegarnos a algo o alguien nos invita a sentirnos dueños de la situación o de la persona.

El apego es un gran aliado de la ansiedad ya que si, por cualquier motivo, nos vemos forzados a separarnos de nuestros apegos, es probable que estos desencadenen en estados de ansiedad negativos.

Es importante no apegarnos y encapricharnos con cualquiera que sean los detonantes que provocan nuestra ansiedad.

Sino verlos ajenos a nosotros, sin identificarlos como motivos para nosotros entrar en un estado negativo. Verlos más bien como piezas que están cumpliendo con la misión de ayudarnos a identificar áreas de oportunidad en nuestro día a día.  

El Enojo Nos Impide Mejorar

Si, una vez que identificamos estos detonantes de ansiedad, optamos por enojarnos con ellos o con nosotros mismos estaremos cerrándonos las puertas a mejorar.

Estos botones rojos son la pista a nuestra solución, cuando uno se prende es porque abarca un tema que tenemos que trabajar. 

Los Problemas No Nos Definen

Cuando trabajamos en nosotros mismos podemos llegar a la conclusión de que son nuestros problemas lo que nos definen.

no tener ansiedad

Es normal sentirse agobiado a la hora de ir descubriendo malos hábitos, compulsiones, estados de animo negativos, etc.

Es fundamental saber que ninguno de nosotros es perfecto. Todos tenemos características negativas. Y uno de nuestros mayores aprendizajes de esta vida será identificarlas y trabajarlas para convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. 

Como comente al principio todos sufrimos de ansiedad ya que todos tenemos cosas por mejorar.

La vida nos exige que hagamos un esfuerzo constante por enfrentarnos ante situaciones que nos causan inconformidad; con la intención de sabernos capaces de hacerles frente. Y que al final de vivirlas nos sintamos más felices con quienes somos. 

El Agradecimiento y su Relación con la Ansiedad 

quitar ansiedad

La ansiedad puede estar muchas veces dirigida por nuestros miedos o determinada por nuestros fracasos pero no son éstos lo único de lo que estamos hechos. 

Tomar tiempo para analizar todas las situaciones positivas y las bendiciones que existen en nuestra vida es un gran ejercicio que nos ayuda a superar facilmente cualquier estado de animo negativo. 

Deja de Darle Peso a lo Malo

Muchas veces nos dejamos agobiar por todo lo que nos rodea desde cuestiones muy simples hasta problemas globales que no esta en nuestras manos solucionar.

Dejamos que este sentimiento de tristeza, enojo o importencia nos inunde y dejamos de lado todas cosas positivas que tenemos en nuestra vida.

El enfrascarnos en sentimientos negativos hará que nuestra consciencia este todo el día pensando en ellos y que nuestro estado mental sea de continuo nerviososmo. 

Trabajando el Agradecimiento

Trata de dedicar 10 min al despertar y 10 minutos antes de dormir para dar gracias por todo lo que tienes, desde salud, comida, el simple hecho de estar vivo, una familia, un techo, etc.

Gracias a esto comenzaras a notar lo afortunado que eres y que puede estar desaprovechando tus días en efrascarte tanto en lo malo, dejando de lado todo lo maravilloso que hay en tu vida. 

Sin Miedo al Cambio 

¿Qué pasa cuando identifique que algunos de mis detonantes de ansiedad son acciones que estoy haciendo mal? ¿Decisiones que tome que no me están llevando a ser feliz?

Llegar a la conclusión de nuestros ataques de ansiedad tengan como trasfondo una mala decisión o un camino de vida equivocado podemos sentir que es un gran tope contra pared.

Por fin estamos logrando identificar que es lo que me genera esos estado negativos cuando caigo en cuenta que es por decisiones de mi pasado. 

Si Tu Realidad No Te Gusta, Cámbiala

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de reinventarnos y a pesar del miedo que pueda darnos este proceso, no hay nada más humano que equivocarse. 

sin miedo al cambio

Sentir miedo ante tomar decisiones que cambien nuestro rumbo de vida es algo muy normal. Nos da miedo la incertidumbre que genera un futuro diferente de nuestra realidad. 

La rutina nos da seguridad y pensar que todo eso se deberá de terminar por una decisión radical es algo que asusta a cualquiera pero cuando seguir viviendo en la realidad en la que estás es más aterrador, nuestro único escenario es cambiar. 

Aceptar el Cambio Como Algo Positivo

No estoy sugiriendo una decisión atrabancada y sin fundamentos  pero si después de pensarlo varias veces te das cuenta que un cambio te hará feliz, no queda más hacerlo. 

Esta bien cambiar, es el poder que tengamos de reinventarnos lo que nos llevará a salir de este bache de una manera exitosa y buscando por encima de todo ser más felices con una nueva versión de nosotros 

Apartarnos de lo Que Nos Genera Ansiedad 

Por último es importante tener fortaleza de poder decir que no y apartarnos de todo aquello que nos hace entrar en un estado negativo y de ansiedad. 

Pero cuando estamos hablando de un hábito que esta poderosamente marcado en nuestro interior es difícil alejarnos de él. 

La Clave Está en Sustituir 

No forzosamente tenemos que alejarnos radicalmente. Una gran herramienta es comenzar a sustituir aquellas acciones, actividades o pensamientos que nos generan ansiedad por algunos otros mucho más beneficiosos para nosotros. 

Podemos empezar por analizar el tiempo que le dedicamos a estos detonantes y tratar de recortarlo. Con la intención de que dediquemos la mitad de ese tiempo a alguna otra cosa que nos nutra.

Tratar de buscar horarios o tiempo es exactos nos obligará a ser mucho más responsables con este cambio. 

Cuando menos lo pensemos nos daremos cuenta de que estamos, en automático, dedicando mucho más tiempo a aquello que verdaderamente nos nutre. 

En conclusión, no esta mal sentir ansiedad. Pero en vez de sumirnos en el estado negativo que esta provoca, tratemos de buscar alternativas para darle la vuelta y aprender de ella.

Realmente su único objetivo es hacernos mejorar.