Saltar al contenido

Cómo Mejorar las Relaciones Interpersonales

relaciones interpersonales

Las relaciones interpersonales son un gran reto en nuestra vida diaria. Seguramente has escuchado la famosa frase “Cada cabeza es un mundo” y es realmente cierta ya que cada persona tiene sus propias ideas, complejos y experiencias de vida que la hacen pensar de determinada forma.

Es esto lo que hace que cada relación se vuelva un constante reto. 

Las relaciones interpersonales se vuelven complicadas cuando hay diferentes opiniones y eso conlleva en hostilidad y muchas veces en peleas.

La clave para mejorar nuestras relaciones es trabajar en nosotros mismos. Uno de los mayores problemas por los que no podemos llevarnos bien con los demás es porque no sabemos “llevarnos” bien con nosotros mismos. 

¿Qué Son Las Relaciones Interpersonales?

Las relaciones interpersonales son las interacciones que tenemos los seres humanos con distintas personas, son los intercambios comunicativos que nos permiten vivir y ser parte de una sociedad. Asimismo, estas no están circunscritas únicamente al habla, sino a cualquier tipo de comunicación.

Existen diferentes tipos de relaciones interpersonales, desde la que tenemos con nuestra familia, pareja, con nuestros compañeros de escuela o trabajo o hasta la que podemos tener con el portero del edificio.

No necesitamos que existan compromisos y responsabilidades de por medio para que exista una relación, simplemente se basa en la continua convivencia. 

relaciones personales

Y es que a lo largo de nuestra vida compartimos nuestro tiempo y convivimos con un alto número de personas. Con cada una de ellas es probable que tengamos un trato específico y que compartamos ciertos gustos o experiencias en común. 

Pero por lo mismo es difícil que con cada una de ellas tengamos una relacion armoniosa todo el tiempo. Cada quien tiene diferentes experiencias de vida, hábitos y costumbres que definen la persona que es hoy en día. 

Si todos hubiéramos tenido la misma educación, cultura nacionalidad, experiencias, etc. es probable que todos pensaríamos de la misma manera pero como sabemos, nuestro mundo esta lleno de diferentes culturas y experiencias de vida que hacen de cada individuo un ser único.  

La Importancia de la Relaciones Interpersonales

Todo sería mucho mas fácil si todas las personas que te rodean coincidieran contigo en tu forma de pensar y de actuar ¿No crees? Pero dejaríamos de apender las lecciones en la vida que nos llevan a cambiar y a mejorar. 

Sin este tiempo de aprendizajes, que tenemos al convivir con otras personas, probablemente pasaríamos el resto de nuestra vida siendo siempre los mismos. Con los mismos malos hábitos, las mismas tendencias negativas y las mismas áreas de oportunidad. 

Todos los momentos de fricción que tenemos en cualquier tipo de relación nos ayudan a crecer y a aprender. 

importancia de las relaciones personales

Es aquí donde podríamos pensar que es muy retador mejorar mis relaciones interpersonales ya que cada una de ellas tiene una naturaleza especifica pero la realidad es que no lo es tanto. 

Yo Soy El Principal Problema 

Sí no podemos lograr llevarnos bien con los demás es un por un simple hecho: No sabemos llevarnos bien con nosotros mismos.

Esto puede sonarnos dificil de creer cuando nuestra mente defiende con gran vehemencia cada una de nuestras acciones y palabras “¿Por qué tendría yo la culpa cuando alguien más es quien tiene el mal hábito, el mal humor, etc.? Es culpa de la otra persona, no mía. Yo estoy siempre en lo correcto“. 

El cambio esta en nosotros

Es normal que nos sintamos de esta forma, si alguien no tuviera este comportamiento dejaría de ser humano. Pero no quiere decir que no podamos mejorar, de lo contrario no existirían Santos o personas que son ejemplo de vida por sus comportamientos impecables. 

“Un santo no es sino un pecador que jamás se dio por vencido”

Paramahansa Yogananda

No Conocemos Nuestras Emociones 

Un comportamiento que puede frecuentemente afectar en nuestras relaciones interpersonales es el de reaccionar en automático en vez de analizar cómo queremos actuar.

Estas reacciones son el resultado de experiencias previas en nuestra vida en las que actuar de determinada forma nos ayudo a una situación específica o simplemente pueden ser conductas aprendidas en el pasado.

Pero no quiere decir que sea la mejor forma de afrontar una situación específica. Es probable que en varias ocasiones él reaccionar en vez de analizar cómo quiero actuar haya desencadenado una serie de problemas en nuestra vida. 

lastimar gente con nuestras reacciones

Y ahí no termina el aprendizaje. Nos damos cuenta que somos nosotros el problema cuando descubrimos que nuestras reacciones son las mismas ante detonadores “iguales”, a pesar de que sean éstos disparados por diferentes personas como mi pareja, mis hijos, mi jefe, etc. 

Descargamos Nuestras Frustraciones En Los Demás 

A todos nos ha pasado el descargar nuestra irá, enojo o frustración con alguien y pensar “Es el o ella quien me provoco, yo no quería hablarle así”. Siempre será el camino más fácil el culpar a los demás cuando existe algun conflicto pero el verdadero reto se basa en voltear hacía nosotros y ver nuestro porcentaje de culpa en él. 

Vaciar en alguien los sentimientos negativos que podemos sentir siempre nos llevara a algún tipo de conflicto. Y en vez de tener solo un sentimiento negativo por algo que nos pasó, ahora tenemos también el problema de haber provocado sentimientos de dolor en alguien más. 

Nos Comunicamos Con Ataques 

Desafortunadamente como sociedad nos hemos acostumbrado a relacionarnos con los demás mediante ataques. Y es que siempre tenemos alguna critica que hacerle a alguien sobre sus decisiones, su aspecto, sus relaciones; Y probablemente esta crítica no sea del todo positiva. 

Es aun peor cuando no lo hacemos directamente hacia la persona y cuando nos divertimos encontrando defectos y fallas en los demás. Todos sabemos lo negativa que es ésta práctica pero muchas veces va más allá de un momento de ocio. 

En ocasiones este comportamiento se vuelve un hábito o una forma “segura” de relacionarnos con los demás porque nos permite interactuar y convivir con otras personas sin la necesidad de hablar de temas mucho más trascendentales. 

Criticar a los demas

Es probable que hasta podamos sobrellevar una larga plática repasando todos los puntos negativos o los errores que vemos en cierta persona y en su actuar. 

¡Qué diferente sería todo si las críticas solo se expresarán cuando nos las piden!

Tenemos Expectativas Irreales De Los Demás

Otra razón por la cual nos cuesta trabajo tener relaciones interpersonales mucho más sanas es debido a que esperamos de los demás comportamientos o actitudes ajenas a ellos.

Claro que en mi mundo ideal me gustaría que las personas se comportaran como yo espero que lo hagan pero muchas veces estas expectativas irreales son las que hacen que existan conflictos. 

Regresemos a la frase inicial “Cada cabeza es un mundo”. No podemos esperar que las personas se comporten siempre como lo esperamos, es engañarnos a nosotros mismos el sentirnos con control sobre la voluntad y libertad de alguien.

A pesar de que sean nuestros hijos, pareja, familia, cada quien tomará las decisiones con base en su perspectiva de las cosas. 

Incluso podemos pensar que nuestros hijos deberían de actuar como nosotros lo deseamos porque “somos nosotros quienes los criamos” pero aun ellos han tenido sus propias experiencias de vida y sus propias lecciones que los llevan a ver el mundo de una manera particular. 

cada cabeza es un mundo

Pasos Para Mejorar las Relaciones Interpersonales

Estos son algunos de los conflictos que hacen que las relaciones interpersonales que tenemos con aquellos que nos rodean puedan ser afectadas pero existe un sinnúmero de situaciones particulares que pueden estarlas dañando. 

1. ¿Qué Rol Juega El Ego En Mis Relaciones?

Un parte importante para mejorar relaciones y a mejorar aquellas en donde nos ha sido difícil la convivencia es ser conscientes de nuestro Ego y comenzar a verlo como aliado en vez de enemigo.

Es nuestro ego el que puede guiarnos a creer que somos más que los demás. Que podemos decirle cosas hirientes a alguien más y justificar que es por su bien.

Que podemos gritarle a alguien porque tenemos cierto cargo mayor a él, etc. En conclusión es nuestro ego quien puede erróneamente guiarnos hacia lastimar personas con la finalidad de “hacernos sentir bien” porque estamos en busqueda solamente de nuestra propia satisfacción.

Por el contario, un ego bien orientado nos puede ayudar a saber lo valiosos que somos nosotros y por ende a entender lo valiosas que son de igual manera las demás personas. 

2. Ahondando En Nuestro Pasado 

Una de las mejores herramientas para sanar relaciones es aprender a conocernos mejor. Aceptar nuestro pasado y entender porque tenemos ciertos comportamientos en nuestra vida diaria.

Nadie es perfecto, todos hemos sufrido engaños, decepciones y malas vivencias que nos pueden haber orillado a construir malos hábitos y comportamientos tóxicos. 

como me relaciono mejor

Es normal que los tengamos y es un trabajo continuo el reconocerlos. Pero de nada nos sirve saber que ahí están si no hacemos algo para cambiarlos. Todos tenemos la capacidad de cambiar a nuestro gusto nuestro comportamiento. 

Muchas veces este tipo de cambios en mis hábitos y en las reacciones automáticas que tengo con los demás me pueden llevar a mejorar rapidamente todas las relaciones que me rodean. 

3. La Paciencia 

Es muy fácil perder la paciencia y sacar nuestro lado Hulk con las personas. Y más en un mundo que invita a la violencia y al continuo enfrentamiento.

Pero tomarnos unos minutos antes de reaccionar para analizar nuestro comportamiento a seguir puede ser la diferencia entre dormir en el sillón o no.

La paciencia es una virtud que nos ayudará tomar mejores decisiones. Empecemos por contar hasta 5 cada vez que estemos a punto de explotar o a hacer ejercicios de respiraciones.

Cualquier método que tratemos que nos funcione para desarrollar la paciencia hacia los demás será una gran inversión en las relaciones que construimos. 

Sanando relaciones personales

4. La Amabilidad

¿Qué tal si en vez de lanzarle cuchillos a los demás tratamos de elogiar sus virtudes? Radicalmente cambiará nuestra forma de relacionarnos con otros si desde el minuto uno escuchan de nosotros palabras amables en vez de críticas. 

Cuando criticamos o somos ofensivos con alguien en automático su primer reacción será estar a la defensiva, lo que pone un bloqueo importante a la hora de desarrollar cualquier tipo de relación. 

5. La Empatía: Ponernos En El Lugar Del Otro 

A nadie nos gusta ser criticados o recibir ofensas pero eso no nos impide hacer sentir mal al de al lado. Mientras nosodtros no seamos quienes sufren o son crticados no tenemos problema pero cuando se invierten los papeles y somos nosotros quienes reciben los ataques nos ofendemos gravemente. 

La maravillosa frase “No hagas lo que no te gustaría que te hicieran” debería de ser un lema en nuestra vida.

No podemos esperar que los demás no sientan dolor con los comportamientos tóxicos con los que nosotros sí lo sentimos.

Usar nuestro ego para aceptarnos a todos iguales, sin importar sexo, raza, edad, cultura puede que nos suene algo utópico pero realmente nos orillará a vivir con mucha más paz.

herramientas para mejorar mis relaciones

Cosechamos lo que sembramos. Si nos dedicamos a sembrar odio, critica y actitudes tóxicas es muy probable que sea eso lo que recibamos de la vida y de nuestras relaciones. 

6. Cultiva El Agradecimiento 

Otra herramienta que invariablemente nos ayudará a mejorar nuestras relaciones es el agradecimiento. Y es que muchas veces no nos tomamos el tiempo de agradecer por las personas que tenemos a nuestro alrededor. 

Aún cuando consideremos a algunas personas en especifico una carga o hasta una maldición en nuestra vida es propable que sin el o ella no hubieramos aprendido alguna lección específica que nos ha llevado a crecer y ser mejor. 

De todas las herramientas compartidas, el agradecimiento en especial es una práctica super efectiva y poderosa.

Ya que nos ayuda a cambiar nuestro estado mental de queja y negatividad hacia un estado positivo, lo que por ende hará que nos sea más fácil enfrentarnos a las circunstancias que vivamos a continuación. 

7. Procura una Actitud De Servicio y Cultiva la Humildad 

Venimos a este mundo a aprender. Todas las experiencias que vivamos nos ayudarán a crecer como personas ya que al enfrentarnos a retos que nos ponen a prueba es cuando podemos tener un mayor aprendizaje. 

El tener una actitud servicial y de humildad nos ayudará a generar confianza en las demás personas y por ende a abrirnos la puerta para vivir experiencias únicas, que de otra forma no llegarían a nosotros. 

empatia con delos demas

La humildad es como un pase automático para mejorar cualquiera de las relaciones interpersonales con las que tengamos conflicto y a su vez es una herramienta que nos permitirá aprender de los demás y por ende valorarlos. 

8. No Tomarnos Todo Tan Personal 

Para que una pelea o conflicto exista se necesita de dos personas. El romper ese comportamiento y no enfrascarnos en roces con los demás desarma por completo a la otra persona y la deja en automático sin contrincante. 

No debemos enredarnos en peleas absurdas que pueden tener consecuencias importantes en nuestra vida por el simple hecho de tomarnos todo muy personal. 

Es importante que cuando tengamos ataques o nos ofendan nos tomemos un momento para analizar lo qué pasó.

Esto no quiere decir que tengamos que estar de acuerdo con los que nos están diciendo pero sí que podemos quitar brevemente el sentimiento que nos provoca la ofensa y verlo imparcialmente. 

Muchos de los grandes aprendizajes de nuestra vida pueden surgir durante estos minutos de reflexión. 

Practiquemos Una Sana Comunicación 

Siempre es de gran ayuda aprender a comunicarnos sanamente, usando de ayuda las herramientas mencionadas. En muchas ocasiones los conflictos se generan debido a que las personas guardan rencores los cuales salen tiempo después maximizados. 

comunicándonos sanamente

Es probable que hasta se haya formado un “costal” de ellos que se vacía cuando de manera abrupta y genera en las otras personas sorpresa, enojo y disgusto. 

Cuando trabajamos en una comunicación constante en donde hablamos sobre aquello que nos molesta y lo hacemos sin ataques y con la humildad de aprender de nuestros errores, las relaciones se vuelven mucho más fáciles. 

Necesitamos quitarnos de encima el ego de sentirnos invencibles y comenzar a poner el suficiente esfuerzo por ser empáticos con los demás. 

Re-aprendamos a comunicarnos sin lanzar cuchillos y expresarnos con enojo o frustración. Esto mejorará al instante nuestras relaciones interpersonales.